Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

domingo, 15 de junio de 2014

¿Por qué se debe protestar contra el Mundial de Futbol del 2014?

NEGOCIOS Y REPRESIÓN
(AW) El Mundial de 2014 será el mundial de las violaciones y de la represión.Los Comités Populares de la Copa detallan diez de los principales motivos por los cuáles apoya las protestas contra el Mundial de fútbol organizado por la FIFA en Brasil.

¿Por qué se debe protestar contra el Mundial de Futbol del 2014?
fifa Los Comités Populares de la Copa detallan diez de los principales motivos por los cuáles apoya las protestas contra el Mundial de futbol organizado por la FIFA en Brasil.

El Mundial de 2014 será el mundial de las violaciones y de la represión. Estos son los 10 motivos por los cuales protestamos contra el Mundial:

Primero: 250 mil personas han sido o serán desalojadas de sus casas en Brasil. Las autoridades justifican los desalojamientos argumentando que necesitan los terrenos para la construcción de obras para el Mundial y las Olimpíadas de Rio de Janeiro de 2016.

Segundo: El Mundial dejará una serie de elefantes blancos, esto es, obras caras y voluminosas, pero poco utilizables. Los multimillonarios estadios de Natal, Brasília, Cuiabá y Manaus (ciudades con pocos habitantes) sólo estarán llenos durante tal magno evento. Después, debido a la cantidad de público que asiste a los campeonatos locales, quedarán vacíos.

Tercero: Al contrario de lo que fue prometido (que el mundial sería financiado por privados) gran parte del dinero utilizado en la construcción o reforma de los estadios viene del dinero público, por medio de financiamiento por BNDES (Banco Nacional del Desarrollo Económico y Social) y aporte de gobiernos diversos.

Cuarto: Para recibir el Mundial, Brasil tuvo que firmar una cláusula en la cual se compromete a cambiar todo lo que sea necesario en sus leyes para adecuarse a las exigencias de la FIFA. El país vulneró su soberanía para atender a una entidad privada.

Quinto: Serán creadas verdaderas “zonas de exclusión” durante el Mundial. La FIFA será responsable por áreas con radio de hasta 2 kilómetros alrededor de los estadios y otras actividades oficiales del evento, donde apenas personal autorizado podrá ejercer actividades comerciales.

Sexto: A pesar de las promesas de que el Mundial iba ofrecer oportunidad de trabajo a los brasileños (vendedores ambulantes, pequeños comerciantes y artistas de calle, estos están impedidos de trabajar en las zonas de la FIFA y de comercializar símbolos nacionales relacionados al evento), todo quedará en las manos de la FIFA y de sus empresas aliadas, como la Coca-Cola.

Séptimo: La FIFA y las empresas aliadas quedarán exentas de todos los impuestos brasileños, privando las arcas públicas de por lo menos el equivalente a 230 mil millones de pesos chilenos.

Octavo: Para recibir el Mundial, gobiernos y clubes fueron obligados a construir y reformar estadios obedeciendo a un “parámetro FIFA de calidad”. Hay un trágico efecto colateral en curso: elitización de los juegos que ahora sólo serán vistos por la clase alta que puede pagar entradas caras.

Noveno: En nombre del Mundial, el Estado brasileño expandió su aparato represivo, además de haber gastado el equivalente a mil millones de pesos en armamento y nuevos grupos de policía, han sido creadas nuevas tipificaciones en el código penal para detener y juzgar manifestantes.

Décimo: El ministerio de defensa publicó un documento titulado “Garantía de la Ley y del Orden”, en el cual clasifican “movimiento u organizaciones” como “fuerzas opositoras”.De esta manera el gobierno ha autorizado a las fuerzas armadas a actuar contra cualquier persona u organización que este obstruyendo las vías de acceso, incluso de manera pacífica, “provocando o instigando acciones radicales y violentas”.

Documento publicado en la Web de Jubileo Sur Américas. Editado en el marco del acuerdo de colaboración entre Jubileo Sur Américas y Alba Sud.

La FIFA es patrocinada con trabajo indecente
Organizaciones sindicales mandan Carta Abierta al presidente de la FIFA Sr. Joseph S. Blatter denunciando a McDonald’s, uno de los promotores oficiales del Mundial, por explotación, maltrato y discriminación a sus trabajadores.
La Regional Latinoamericana de la Unión Internacional de los Trabajadores de la Alimentación (Rel-UITA), la Confederación Nacional de los Trabajadores de Turismo y Hospitalidad (CONTRATUH) y organizaciones fraternas, por intermedio de sus representantes legales firmantes, se dirigen a usted, presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), organizadora del Mundial Brasil 2014.
Le informamos que compartimos con la institución que usted preside muchos de los principios que están presentes en los reglamentos de su estatuto y en su Código de Ética, así como en los diversos textos donde son enunciados los principios que rigen las acciones de la FIFA.
Apreciamos el fútbol como deporte de equipo, con espacios para la expresión de la individualidad, de la solidaridad, de la entrega, de la creatividad, de la pasión y el respeto por el fair play.
Sin embargo, la globalización del fútbol camina de la mano con otra globalización: la de las corporaciones transnacionales y sus grandes marcas, asociadas a los productos deportivos o de consumo general. Y es sobre esta intersección de los principios éticos con el mundo laboral, deportivo, económico y el de las marcas globales que buscamos llamar su atención.
“La FIFA asume la gran responsabilidad de velar por la integridad y la reputación del fútbol en todo el mundo. Por tal motivo, se esfuerza constantemente por proteger la imagen del fútbol, y sobre todo la propia, para evitar que métodos y prácticas ilegales, inmorales o contrarias a los principios éticos puedan perjudicarla".

En su declaración de principios, la FIFA expresa que:
“El mundo es un lugar lleno de belleza natural y de diversidad cultural, pero también es un lugar donde muchos carecen de derechos básicos. La FIFA tiene ahora la responsabilidad aún mayor de aproximarse al mundo y emocionarlo, utilizando el fútbol como símbolo de esperanza e integración”.
Al describir su misión, la FIFA declara tener como meta
“contribuir a la edificación de un futuro mejor para el mundo a través del poder y la popularidad del fútbol. Cada actividad en la que la FIFA se compromete responde a la importancia y dirección de esta misión, ya que el fútbol es parte integrante de nuestra sociedad”.
Señor Blatter, entre los promotores oficiales del Mundial de la FIFA Brasil 2014 figura la red transnacional de comidas rápidas McDonaldʹs, una compañía conocida no sólo por la escasa salubridad de muchos de los alimentos presentes en su menú sino también por explotar, maltratar y discriminar a sus trabajadores y trabajadoras.
Los salarios irrisorios, las inhumanas e insalubres condiciones de trabajo, las largas jornadas diarias y, principalmente, la represión contra cualquier intento de organización sindical, son pruebas de la dura realidad vivida por la mayoría de los trabajadores de McDonaldʹs.
Estos trabajadores, de más de 100 ciudades en todo el mundo, recientemente hicieron paros y protestas que han sido registrados por los grandes medios internacionales.
El MPT -Ministerio Público del Trabajo- del estado de Pernambuco, en Brasil, conjuntamente con la CONTRATUH, elevaron una demanda judicial en razón de las prácticas ilícitas de la empresa en materia de duración de la jornada laboral, sumisión de los trabajadores, alimentación inadecuada, descuentos indebidos en sus salarios, sueldos inferiores al mínimo legal y -lo más grave de todo- la recurrencia al trabajo infantil, entre otras prácticas degradantes de explotación de la mano de obra.
En ese entonces, la compañía Arcos Dorados Ltda., franquicia master de McDonaldʹs en América Latina, firmó un acuerdo con el MPT por el cual pagó 7,5 millones de reales por concepto de daños morales colectivos a los trabajadores brasileños.
En el estado de Paraná, también en Brasil, se ingresó una demanda contra esta misma compañía, Arcos Dorados, en la que se reivindicó el pago de 10 millones de reales por la contratación de niños/jóvenes menores de 18 años para actividades que implicaban riesgos para la salud.
También podemos destacar casos de discriminación, como el comprobado hace pocos meses por la justicia española en McDonaldʹs Estación, en la ciudad de Granada. La justicia condenó a la compañía por haber impuesto tareas humillantes a uno de sus trabajadores que había realizado actividades sindicales en su local de trabajo.
La represión antisindical es especialmente violenta en América Latina, donde son incontables los sindicatos de trabajadores barridos cotidianamente por las gerencias de McDonaldʹs, porque la compañía echa a todos sus empleados agremiados.
Esto constituye una flagrante violación de un derecho básico del ser humano: el de asociarse, en este caso para defender sus derechos laborales. En resumen, representa una negación de la dignidad de la persona.
“El progreso del fútbol implica apostar a las personas y a la sociedad en general. El fútbol es la escuela de la vida”, afirman los principios de la FIFA. Y además: “El fútbol ya no es considerado simplemente un deporte global, y sí una fuerza unificadora cuyas virtudes pueden contribuir considerablemente con la sociedad. Utilizamos el poder del fútbol como herramienta para el desarrollo social y humano, para fortalecer el trabajo de numerosas iniciativas en todo el mundo con el objetivo de apoyar a las comunidades locales en áreas tales como el mantenimiento de la paz, la salud, la integración social, la educación, entre otras”.
Considerando lo expuesto, venimos a presentar a usted nuestro repudio por la elección de McDonaldʹs como promotor oficial del Mundial FIFA Brasil 2014, así como requerir la exclusión de la referida compañía de esa condición en virtud de sus prácticas contrarias al Código de Ética y a los diversos textos que rigen a esta Federación.