Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

lunes, 9 de junio de 2014

Sobre Haití, la venganza histórica

Y la exigencia del retiro de tropas argentinas de su territorio:

Personas y organizaciones sociales protestaron en la Cancillería de Argentina a una década del envío de fuerzas militares de ocupación al país antillano.

por Andrés Figueroa Cornejo

Luego del derrocamiento del Presidente Jean-Bertrand Aristide (comprometido con los derechos populares y la Teología de la Liberación) en el 2004, la ONU impuso la llamada Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití, MINUSTAH, un compuesto de militares de Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Perú, Ecuador, Bolivia, Guatemala, Paraguay, Honduras y El Salvador. Es decir, una versión tercerizada de la tradicional y directa invasión militar norteamericana enmascarada esta vez de la ayuda humanitaria de sus vecinos.

A una década de la creación de la MINUSTAH, personas y organizaciones sociales de Argentina demandaron al gobierno el retiro de las tropas el reciente 9 de junio al mediodía, en la Cancillería titularizada por Héctor Timerman. El funcionario gubernamental se reunió con el nobel de la Paz y presidente del Servicio Paz  y Justicia Adolfo Pérez Esquivel y otras personalidades de derechos humanos, a quienes les manifestó con humor cítrico que los uniformados argentinos podrían retirarse de Haití cuando ella cuente con suficientes policías y si el propio gobierno del territorio antillano lo solicita. Pero el gobierno haitiano llegó donde está a través de un fraude electoral, es un producto político de la propia ocupación castrense multinacional y representa los intereses de Estados Unidos, Canadá, Francia y la OEA.

CON LAS MALVINAS UNA CARA, CON HAITÍ OTRA

La autoridad de Derechos Humanos de las Madres de la Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, fundamentó la exigencia del retiro de las fuerzas argentinas señalando que “son 10 años de violaciones contra los Derechos Humanos del pueblo de Haití, de vejaciones sexuales sobre mujeres y niños, y de abusos cotidianos. Yo he estado en Haití más de una vez y son feroces los estragos sociales salidos del cobro de una deuda externa de 100 años. Argentina lucha por la recuperación de Malvinas mientras, al mismo tiempo, es parte de las tropas militares de ocupación en uno de los países más pobres del mundo”.

MEGAMINERÍA, TURISMO DE LUJO, SAQUEO

Con 10 millones de habitantes de los cuales el 80% habita una miseria cavernaria, Haití sufre y sobrevive, muerde aire mientras se envenena y se esperanza por destino insurrecto. Lo cierto es que la MINUSTAH es el medio facilitador para continuar con el saqueo transnacional de sus recursos y soberanía, y de la megaminería y el turismo de lujo  que destruye comunidades humanas completas. Además de ser responsable probada de la muerte por la epidemia de cólera de casi 9 mil haitianos y más de 700 mil enfermos, víctimas de la contaminación de los ríos.

Carlos Aznárez, militante de la solidaridad internacionalista, periodista y director de la revista Resumen Latinoamericano  (http://www.resumenlatinoamericano.org/) indicó que “La MINUSTAH es igual que cualquier invasión y ocupación militar norteamericana. Cada vez que el pueblo haitiano se manifiesta, las tropas de la MINUSTAH lo reprime con brutalidad.”

-¿Qué busca la MINUSTAH?

“Mantener a Haití aislada del resto del continente, convirtiéndola en una base geopolítica estratégica para los intereses norteamericanos. De hecho, la embajada de EEUU en Haití es una de las más grandes de América Latina. Y también hay razones históricas. Desde el poder, se trata de castigar a un pueblo que se independizó en 1804 mediante el triunfo de una rebelión, de un levantamiento anterior a los procesos independentistas del resto de la región. Estamos frente a una venganza ejemplar de los poderosos en contra de la libertad.”