Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Documento RNMA: Antes y Despues del 7D Destacado
(Kaos por RNMA)
flyer-7d-web.jpgDesde la RNMA entendemos que la desconcentración no es el único paso para multiplicar las voces. La adecuación de los monopolios mediáticos a la nueva ley no garantizará por sí sola la democratización de la comunicación.
Cuando las agendas mediáticas ponen sus miradas en el 7 de diciembre, desde la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) consideramos que no hay que centrar el debate de la democratización de la comunicación, de la diversidad y la pluralidad, en torno a un solo artículo de la ley.  Porque si hiciéramos eso clausuraríamos la reflexión, reduciéndola a la actual puja polarizada y binaria entre empresarios de medios con la misma lógica. Estaríamos desconociendo que democratizar es mucho más que desinvertir. En este sentido reafirmamos nuestra histórica posición antimonopólica y desconcentradora. 

Desde la RNMA  entendemos que la desconcentración no es el único paso para multiplicar las voces. La adecuación de los monopolios mediáticos a la nueva ley no garantizará por sí sola la democratización de la comunicación. Además, si las corporaciones actuales fueran sustituidas por otros grupos que concentraran discursos, sean privados o estatales, el objetivo no se habrá cumplido. La desconcentración es solo un paso, pero no el único. 

Creemos que es NECESARIO  garantizar la MULTIPLICIDAD DE VOCES pero también  la MULTIPLICIDAD DE DISCURSOS. Y esto  sólo se puede lograr con el reconocimiento de la identidad de los medios populares, alternativos y comunitarios y su legalización.

Consideramos que la aplicación solamente del artículo 161, no traerá la democratización de la comunicación porque:

La transferencia de licencias  que excedan del tope que marca la ley será entre privados que las mismas corporaciones definan a través de un plan de adecuación aprobado por la AFSCA.
No liberará espectro que pueda llegar a engrosar el 33% que la ley define como reserva obligatoria para las entidades sin fines de lucro, dentro de las cuales se encuentran nuestros medios.
EL 7D se iniciará el proceso de desconcentración de los grandes grupos. Sin embargo, no se solucionarán muchas de las exigencias que le impone la ley a nuestros medios y que se han transformado en trabas para la legalización de los mismos.
Solamente estamos hablando de un proceso que afectará a 500 licencias de las 5000 que,  según el presidente de la AFSCA,  existen en todo el país.
El 7D no democratizará la distribución de la pauta publicitaria, que hoy es entregada en forma discrecional y con alta concentración, a los grupos de medios que suscriben el actual proyecto de gobierno.

Adhesiones a rnma@rnma.org.ar
Desde la RNMA afirmamos que los medios populares, alternativos y comunitarios somos un eslabón imprescindible para lograr la real democratización, la diversidad y la pluralidad de la comunicación. Nuestros medios son la expresión de diferentes sectores populares con multiplicidad de voces y discursos. 

Para nosotros la comunicación no es mercancía sino un proceso de construcción en el que nos pensamos, construimos y sostenemos colectivamente.  

Creemos necesario que la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) haga pública la siguiente información:
1. Las propuestas presentadas por los grandes grupos de medios, detallando cuáles son las licencias que transferirán y a quienes.

2. El resultados de los censos 2009, para saber cuántos somos los medios que requerimos licencias (AM/FM/TV), cuáles de ellos son comerciales y cuáles sin fines de lucro.

3. Los fondos recaudados por la AFSCA a través del gravamen que la ley prevé (artículo 97), para exigir luego la entrega del 10% de los mismos a nuestro sector, tal cual lo establece la nueva norma. 


Otros aspectos
Por otra parte, y tal como lo planteamos en nuestro documento  “A 3 años de la sanción de la nueva Ley de medios”,  advertimos sobre la falta de elaboración del Plan Técnico exigido por la ley como condición previa a la entrega de licencias y llamados a concursos.  No cumplir con ello genera  incertidumbre acerca  de la efectiva reserva del 33 % para el sector sin fines de lucro y posibilita la discrecionalidad en la entrega de licencias. 

En la disputa  del 7D, alguien podría decir que ambos lados se pelean por contarnos de SU verdad (la oficial o la opositora).  Nosotros decimos que NO hay  DOS lados, sino MUCHOS y en esos muchos estamos los medios populares, alternativos y comunitarios. 

La comunicación no empieza ni termina por los medios que son parte de una estructura monopólica, sea esta privada o estatal.  Existe otra comunicación que es aquella que se construye desde nuestros medios. 
De dónde venimos
La RNMA y nuestros medios (mucho antes de que la RNMA naciera en 2004) han planteado históricamente su posición contraria a la concentración de la propiedad de los medios y  a los discursos hegemónicos. 

Con el regreso de la democracia, en 1983, miles de medios florecieron en todo el país subvirtiendo la ley de la dictadura. Fueron llamados vulgarmente “truchos”. Con mucho esfuerzo, logramos modificar ese mote despectivo y nuestros medios se convirtieron en legítimos; ahora queremos ser legales. En los años del neoliberalismo batallamos contra la uniformidad del discurso, denunciamos la concentración,  enfrentamos los intentos de decomisos de nuestras radios y en otras ocasiones fuimos víctimas del decomiso de equipamientos y grandes postergaciones, de la mano dura de gendarmería y el COMFER. En el 2001, la consigna “Nos mean, y los medios dicen que llueve”  fue pintada sobre varias paredes de Buenos Aires. Dirigida en especial al multimedios Clarín, expresó la síntesis de nuestra batalla contra las corporaciones. En el 2005 denunciamos la firma del decreto 527 realizada por el entonces presidente Néstor Kirchner. Esta norma congeló por diez años el conteo del los plazos para que caduquen las licencias, beneficiando a las corporaciones con esta prórroga. La ilegalidad de nuestros medios instaló la necesidad de debatir y sancionar una ley de la democracia. 

Apenas se dio a conocer el anteproyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la RNMA lo analizó y, en los diferentes foros en todo el país, aportó sus propuestas de modificación.  Una de las más importantes fue la que llamaba la atención sobre la ausencia de nuestro sector (el de los medios populares, alternativos y comunitarios) como actores diferenciados dentro de la ley. 

Si bien nuestra existencia es reconocida en el artículo 4 de la norma (Emisoras Comunitarias),  luego no se legisla sobre nosotros. Hemos quedado dentro del prestador que la ley llama “sin fines de lucro”. Esta situación no se salvó en la reglamentación de la ley y es la que provoca que equiparen a nuestros medios con fundaciones y asociaciones con mayor poder económico y vinculaciones políticas (AFA, Fundación Ford, Bolsa de Comercio, Fundación Construir de la UOCRA, entre otras).   

Las consecuencias se han hecho palpables apenas se comenzó a aplicar parcialmente la ley. Así, la falta de reconocimiento de nuestro sector nos involucra en mecanismos para concursar frecuencias con pliegos de bases y condiciones cargados de exigencias que no reflejan la realidad de nuestros medios (costos elevados, papelería administrativa-contable, proyectos de inversión, declaraciones patrimoniales,  libres deudas previsionales, impositivas y de gestoras de derecho, homologación de equipos de transmisión).   
Además la norma nos exige contar con locutores y operadores profesionales en relación de dependencia. Claramente esa no es nuestra identidad. No somos empleadores, no somos pymes. Somos proyectos colectivosque se definen desde las prácticas colectivas, las relaciones con la comunidad y la existencia de un proyecto comunicacional por y para la organización popular, donde la voz la ponen los protagonistas de las noticias.

Por eso decimos:

ANTES Y DESPUES DEL 7D, SOMOS COMUNICACIÓN.
Sin las voces que se hacen oír desde sus propios medios, la democratización será parcial. Y, según creemos, no existe la democracia a medias: la pluralidad de voces y discursos es la única herramienta para alcanzar esos objetivos. Sin la posibilidad de legalizar lo que YA ES LEGÍTIMO, eso será imposible.

SIN LA LEGALIZACIÓN DE LOS MEDIOS POPULARES, ALTERNATIVOS Y COMUNITARIOS  NO HABRA DEMOCRATIZACIÓN.

Red Nacional de Medios Alternativos 
www.rnma.org.ar