Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

domingo, 12 de enero de 2014

Nos siguen pegando abajo

(Red Eco) 
Cecilia Rovito 
Argentina, Provincia de Buenos Aires: 
Más de 30 mil docentes sin cobrar y la quita de las coberturas básicas del la obra social IOMA, representaron un retroceso en las históricas conquistas de los trabajadores de la educación. Sumado a la casi inacción de los sindicatos, el 2013 no fue un buen año para la docencia bonaerense. Red Eco Alternativo.

La cuestión central del “conflicto” docente estuvo centrada en el 2013 en la falta de cobro (de todo el sueldo o parte de este, por el incremento de horas cátedras) de más de 30 mil docentes y en la falta de cobertura (prestaciones, análisis, intervenciones quirúrgicas, y médicos y farmacias que dejaron de atender), por la obra social IOMA en la Provincia de Buenos Aires.

Más que nuevos derechos, los trabajadores de la educación tuvieron que salir a reclamar que no les quiten derechos básicos adquiridos.

El gobierno bonaerense adujo una y otra vez “problemas administrativos” en la falta de cobro de los docentes y prometió rápida solución. Ciertamente dirigentes opositores a las actuales conducciones sindicales del Frente Gremial Docente Bonaerense (FGDB), desconfiaron de esta justificación oficial. No se puede hablar de problemas administrativos cuando hay más de 30 mil docentes que no cobran por su trabajo. “No son diez, ni cien docentes, son miles”, subrayaron. Para ellos la respuesta está en el ajuste que la provincia impuso a los trabajadores públicos de la educación y de la salud, principalmente.

Sumado a la desatención de la infraestructura escolar que derivó en que siete distritos bonaerenses sean declarados en emergencia, la disminución de las viandas para comedores escolares y transportes para el traslado de alumnos.

Por otro lado, las conducciones sindicales evitaron hacer el reclamo colectivo y en unidad. Se redujeron a reclamos administrativos entre dirigentes y funcionarios. Nada de movilizar, ni trasladar esta problemática al debate social.

Mirá como te impongo

La marcación de esta política sindical puede verse contenida en lo que significó por segundo año consecutivo la implementación unilateral y por decreto del salario docente mínimo. Lo que debería ser un espacio de discusión y debate (paritarias) entre ministerio de Educación Nacional y sindicatos, se ha transformado en un espacio de imposición. El gobierno nacional dispone el salario mínimo nacional y los gremios docentes nacionales acatan. Salvo algún cacareo, los dirigentes terminan por aceptar lo decidido por el Ministerio de Educación Nacional a cargo de Alberto Sileoni, en vez de denunciar y movilizar nacionalmente a los trabajadores. De ahí en adelante, cada provincia por su lado peleó por subir ese piso. La pelea, claro, la dará en soledad, con escasa o nula repercusión nacional. Veamos algunos ejemplos: Neuquén (http://www.rionegro.com.ar/diario/gran-movilizacion-docente-en-neuquen-1085567-9701-nota.aspx), Chubut (http://www.diariojornada.com.ar/51948/Politica/Gremios_mas_duros_anuncian_un_paro_provincial_para_la_semana_proxima) y Misiones (http://www.misionescuatro.com/ampliar.php?id=32743&titulo=Docentes%20y%20tareferos%20retomaron%20el%20corte%20de%20ruta%20en%20Montecarlo).

La negativa de la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) a nacionalizar el conflicto se pone de manifiesto al analizar la similitud de los reclamos provinciales: aumento salarial, blanqueo de todas las sumas que componen el salario docente, normalización de la obra social y infraestructura escolar.

Elecciones Suteba

A principio de año, el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), el principal sindicato docente dentro del Frente Gremial Docente Bonaerense (FGDB), convocó a elecciones para mayo, contrariando la fecha que usualmente venía haciendo el llamado y con escasísimo tiempo para la presentación de listas. Más allá del mentiroso triunfalismo enarbolado por la conducción celeste, las elecciones demostraron la pérdida de importantes seccionales (Bahía Blanca, el cuarto mandato ganado por la oposición; Matanza, con la mayor cantidad de afiliados a nivel provincial; La Plata, en el centro político; Escobar; Tigre; Ensenada; Quilmes; Berazategui y Marcos Paz). Llamativamente frente al bajo porcentaje de votantes que se registró en el conurbano donde las listas opositores fiscalizaban, en el resto de la provincia llamó la atención la gran asistencia de votantes (casi del cien por cien) y que casi por unanimidad votaron a la lista celeste-violeta. En el interior de la provincia la lista opositora Multicolor no presentó fiscales.

Como muestra basta un botón

Los Planes Fines I y Fines II de alcance nacional son una demostración cabal del corrimiento de los sindicatos docentes de la defensa de los derechos de los trabajadores de la educación.

Salvo conducciones opositoras a nivel provincial de Neuquén y seccionales bonaerenses de Bahía Blanca, Matanza, La Plata, Escobar, Tigre, Ensenada, Quilmes, Berazategui y Marcos Paz, no han levantado la voz para denunciar la implementación de Planes de Finalización de Estudios que implican un desconocimiento total de los derechos estipulados en el Estatuto Docente en el ingreso, permanencia y salida de la relación laboral, además de la precarización del conocimiento.

En los Planes Fines II el docente (muchas veces, estudiante) trabaja en negro (contratado, sin derechos de licencia por enfermedad, familiar enfermo, ART o derecho a huelga; por un salario menor y en calidad de “tutor”, entidad no prevista en el Estatuto docente). Las “tutorías” Fines pueden darse/tomarse en colegios, iglesias, sociedades de fomento, centro culturales, locales partidarios, casas particulares, etc.

El Plan Fines I permite a alumnos que con tan solo un año de terminado el nivel secundario puedan dar, tras ocho encuentros, la asignatura pendiente del nivel educativo mencionado, en sedes especialmente destinadas para tal fin.

El Plan Fines II asegura a alumnos mayores de 18 años que posean el noveno año, la finalización de los estudios secundarios en tres cuatrimestres, de cursada de 2 días, 4 horas. Es decir, de cursada normal de lunes a viernes un alumno Fines termina su escuela secundaria en casi cinco meses. A todas luces un record en el aprendizaje.