Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

domingo, 9 de marzo de 2014

La lucha del salario docente dimensiona la crisis en Argentina

por Andrés Figueroa Cornejo
1. Las clases deberían haber comenzado el 5 de marzo en el país. La demanda salarial de los docentes en Buenos Aires, la más poblada provincia argentina, oscila entre el 41% y el 61% para el 2014. El gobierno provincial referenciado por Daniel Scioli (precandidato oficialista para las elecciones presidenciales de 2015) sólo ofrece un 25,5% en cuotas (“como si fuéramos electrodomésticos”), y tal vez un 5% más, financiado por el gobierno nacional en forma de bono-incentivo por  el llamado ‘presentismo’ de los educadores. Como según las autoridades, los docentes faltan mucho a clases, tienen muchas licencias médicas y movilizaciones y huelgas, entonces  habría que pagarles un adicional para que se enfermen menos y no paralicen sus actividades por acuerdos incumplidos, o porque la infraestructura de gran parte de las escuelas facilita los derrumbes, no hay calefacción, las lluvias entran a las aulas por ventanas que no existen, etc. Es decir, un bono suplementario para trocar por unos pesos más las pésimas condiciones de trabajo, las enfermedades propias de la profesión docente y  por cerrar los ojos cuando el frío y el agua multiplican las dolencias respiratorias de los estudiantes.

Los docentes corresponden a un territorio social que, al igual que en casi todo el continente y más allá, los sitúa como profesionales pauperizados. Tienen fama de buenos pagadores, de austeros, de ordenados, de muy exigentes académicamente con sus propios hijos y de gregarios. Como su labor es cara a cara con el futuro, su sentido de realidad supera la de las profesiones liberales. También 15 años haciendo clases no es lo mismo que 15 años conduciendo un vehículo, armándose el sueldo en un solo lugar físico o terminando de trabajar  a una hora precisa. Los educadores no ‘están’ educando; ‘son’ educando. Sin reloj y haciéndolas de psicólogos infantiles y juveniles, trabajadores sociales, ocupándose de los comedores y de los piojos, de los chicos embotados por la ausencia de algún alimento esencial y que provienen de contextos infrahumanos.

Sí, es cierto. Son excesivamente corporativos para luchar (característica general de los gremios en Argentina y el globo), carecen de una política real, sistemática y hasta comunicacional eficiente para establecer alianzas estratégicas tanto con la comunidad escolar, como con otras zonas del trabajo organizado. Y -como conjunto, que no como individuos o corrientes al interior de sus agrupaciones-  separan arbitrariamente la pelea económica del combate político por el poder. Como si su condición de clase fuera eterna y no histórica. En fin. Otra tarea para la casa.

2. ¿Pero por qué los docentes exigen un reajuste entre un 41 y un 61%, aunque muchos dirigentes de sus agrupaciones son militantes del actual gobierno nacional y provincial? Obviamente que a causa de que las asambleas de docentes concretos no militan en ninguna parte y presionan firmemente a sus representantes. ¿Pero son caprichosos los educadores, buscan privilegios que ningún otro sector laboral tiene, están  conspirando para derribar a la presente administración del Estado con reivindicaciones imposibles?

No. Según números consensuados (es decir, políticos y no necesariamente reales) los salarios docentes están ‘atrasados’ ahora mismo en un 30% respecto de 2013. (Quien suscribe estas líneas no confía en que la inflación sea de un 30% el 2013. No sólo por lo ‘redondo’ del guarismo, sino porque los precios reales de las mercancías y servicios a boca de consumidor han aumentado mucho más.)

Más grave se vuelve el encogimiento de las remuneraciones docentes si el porcentaje de la inflación o Índice de Precios al Consumidor  (IPC) del primer mes de 2014 fue de 3,7% y se proyecta uno superior para febrero, luego de la aplicación de la metodología impuesta por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para las mediciones económicas del gobierno argentino como requisito para tomar más deuda y obtener ‘mejores calificaciones’ para tentar a capitales inversionistas. Esto quiere decir que, anualizado, el IPC puede calcularse en alrededor de un 50% para el 2014.  Sin embargo, a ese 50% de 2014 es preciso agregarle el 30% de la inflación del año pasado que todavía no se actualiza.

El resultado de las negociaciones salariales de los educadores, la primera del año, es referencia histórica tanto para los trabajadores del Estado como para todos aquellos sectores que tienen la fuerza y organización  para pactar sus sueldos con el capital. Si bien se trata de la minoría de la fuerza de trabajo en Argentina –la mayoría no está sindicalizada-, por razones de equilibrios económicos básicos, efectivamente el reajuste que logren los organizados sí tendría que impactar –aunque sea en menor medida- en el conjunto del pueblo trabajador.

Mientras más bajan los salarios, naturalmente, menor es la capacidad de compra y, en consecuencia, afecta cardíacamente al comercio y a la producción. Todos los trabajadores de Argentina pierden. Se abarata aún más el precio de los salarios, crece el desempleo y empeora la vida de toda la sociedad. Menos del capital o de la minoría de capitalistas primario exportadores (en tanto se mantengan los precios de la soja y auxiliares productos del agro); la inversión megacorporativa del extractivismo petrolero, de gas y minerales, ya sin barreras legales ni medioambientales; y el capital financiero o comando de controles de la totalidad de la reproducción capitalista en el país.

En una marcha docente en la provincia de Mercedes de Buenos Aires, un maestro le resumió a este periodista que su negociación “es la variable del ajuste estructural que está aplicando el gobierno”.  Quien escribe agregó que “para los trabajadores en blanco o con contrato, claro”.

Por eso la batalla actual de los docentes reclama el concurso de toda la población. De lo contrario, la carga empobrecedora de la crisis argentina será costeada totalmente por quienes venden su fuerza de trabajo para mal vivir. Y hasta la tarjeta de crédito, los cupones del supermercado, los contados e ineficaces “precios cuidados” y los programas sociales más sólidos terminan por reventar.