Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

jueves, 8 de marzo de 2012

Un Granadero de De Vido


LA HISTORICA HABILIDAD DEL PERONISMO: REEMPLAZAR A UN CORRUPTO DESCUBIERTO POR UNO DESCONOCIDO. AVANTI MOROCHA!!!
La Asamblea 
La condición de abogado joven e intendente “exitoso” reelecto con el 71% de los votos, no explica la designación de Alejandro Ramos como Secretario de Transporte de la Nación en medio de semejante conflicto.
Su único antecedente en el rubro transporte de pasajeros en la ciudad de Granadero Baigorria es un festival de licencias de remises y taxis como respuesta al casi inexistente sistema de trasporte público de pasajeros que depende de una empresa monopólica que cubre el servicio interurbano y además extiende dos líneas que operan en la ciudad de Rosario.
Su lealtad al Kirchnerismo tiene sus matices según el período que se considere de su ambiciosa y exitosa carrera política. Llegó a ser concejal de la ciudad (2003-2007) de la mano del “Obeidismo” cuando el intendente que lo precedió lo incluyó en su lista.
Ganó la interna para las elecciones de 2007 como candidato a intendente sin referente político a nivel provincial y fue electo intendente de la ciudad apoyando la candidatura a gobernador de Rafael Bielsa.
Esa campaña electoral no tiene precedentes en la ciudad por la incalculable y desconocida cifra invertida en instalar una imagen de “cambio” basada en su condición de joven y profesional. En el mismo sentido utilizó fuertemente la imagen de su candidato a primer concejal, otro abogado que era militante del Peronismo Federal junto a Rodríguez Saa, Luis Rubeo y otros próceres portadores de menemismo.
En el 2009 es donde se podría situar claramente su acercamiento al ministro de planeamiento Julio De Vido y donde comienza a verse en la ciudad el resultado de este nuevo padrinazgo que premió con dinero fresco el cumplimiento de un rol político en la provincia “socialista”.
Finalmente, fue reelecto en 2011. ya posicionado en otro lugar dentro del Kirchnerismo y por supuesto no solo apoyó la candidatura de Rossi sino que incluyó a su ex secretaria de gobierno en un lugar de privilegio dentro la lista de diputados provinciales.
Si la anterior campaña a intendente se caracterizó por la inversión desproporcionada, su última campaña se caracterizó por su desproporcionada agresividad, apelando hasta la utilización (documentada y publicada) de empleados municipales para arrancar toda publicidad opositora del espacio público.
En los últimos años jugó un rol muy activo en el Foro de Intendentes y presidentes comunales justicialistas de Santa Fe frente al gobierno provincial. Su condición de intendente vecino a Rosario lo posicionó en un lugar de privilegio en la disputa por la recuperación de la provincia que es un objetivo inocultable del kirchnerismo, la utilización de su juventud como imagen de “renovación” del PJ y el apoyo financiero para su concepción elitista de ciudad, lograron conformar un típico producto reciclado de la vieja política.


Algunos hitos de su gestión
El inicio de su primer mandato tuvo dos hechos significativos. La pelea con su primer concejal del Peronismo Federal y con otros sectores del PJ local por la designación de sus secretarios políticos provenientes de su pasado ragbier en Rosario.
El segundo hecho fue el alejamiento de quién lo llevó a concejal, es decir el anterior intendente que terminó una pésima gestión en medio de una catástrofe política desencadenada por una inundación en la ciudad por falta de las más elementales obras de desagues. Ramos presentó en público una pseudo auditoría de la gestión que terminaba con 8 millones de pesos de déficit inexplicables.
Esta cortina de humo la fabricó para dar una primer imagen de transparencia, atenuar los costos políticos que genera la falta de fondos, duplicar el impuesto municipal, y despedir trabajadores. Aprobado el impuestazo, nunca más se habló de la auditoría pero sí de nuevos impuestazos.
Al poco tiempo se agravó un conflicto vecinal por la radicación ilegal de dos empresas areneras que generan todo tipo de molestias a los vecinos.
Ramos, que siendo concejal había dado su palabra y firmado un acta junto a los vecinos, que se comprometía a trabajar para erradicar esas empresas, siendo intendente protagonizó el más repugnante arreglo de la historia de la vida política de la ciudad en complicidad con la “Defensoría del Pueblo” pejotista de Rosario y las habilitó de por vida a cambio de un pago en arena para uso municipal y la reparación de la calle donde transitan camiones en un barrio residencial.
Para él fue “un acuerdo muy beneficioso para la ciudad” y para su ex aliado político “un verdadero arreglo entre pusilánimes”.
A poco de andar abandonó su proyecto de radicación de industrias, de creación de un parque industrial, etc. y se volcó decididamente a facilitar los negocios inmobiliarios en la costa del río Paraná bajo el eufemismo de “Recuperación de la costa”. Un espacio altamente demandado para los negocios inmobiliarios de alta gama siguiendo el modelo rosarino.
Al presentar su proyecto (en el 2010) en una nota del diario “La Capital” de Rosario (del multimedios de Vila y Manzano) que lo trata como un valioso político, decía: “Granadero Baigorria tiene un lugar inmejorable, a 15 minutos de Rosario, pegada a un área residencial como el barrio La Florida, sin grandes problemas de inseguridad y con una costa en bruto que no existe en muchos lugares”
Mucho antes ya había dicho “si la ciudad no tiene pavimento, cloacas y otros servicios no es atractiva para los inversores”.
En la misma nota del 2010 dijo que El Remanso Valerio y El Espinillo son dos barrios que deben ser defendidos y no erradicados porque son barrios históricos de la ciudad.
Hoy, el barrio El Espinillo ya no existe y en su lugar se construye un gigantesco boating para albergar el parque náutico que ya no tiene lugar en Rosario.
El Remanso Valerio esta siendo sitiado por el parque de la cabecera del puente Rosario-Victoria y como ocupa un espacio de valor inmobiliario incalculable, su desaparición es solo cuestión de tiempo.
trenDesde hace dos años la vecindad baigorriense presta atención a la digna resistencia de 16 grupos familiares que habitan (como pueden) desde hace varios años a la vera del ramal ferroviario que circunvala a la ciudad. La embestida proviene de la empresa Belgrano Cargas S.A. con el inicio de un Juicio de Desalojo. Mientras este conocido engendro empresarial es el elegido para cumplir con la meta de transportar 4 millones de toneladas de las monopólicas Loma Negra, Bunge, Cargill, Ledesma, Pecom Agra, Repsol, Vicentín, Siderar, Aceitera Gral. Deheza y otros exponentes del “CAPITALISMO EN SERIO”, 70 santafecinos entre cartoneros, changarines, malabaristas, limpia vidrios y domésticas sobreviven sin agua potable, sin baño, sin pisos entre los ramales de la exclusión. El “transversal” intendente Ramos les ha dicho, sin sonrojarse, “voy a ser el primero en enfrentar las topadoras”. Hasta ayer, su enfrentamiento fue con los vecinos a puro portazo y evasivas ante el reclamo de una vivienda digna.
Los reclamos de mayor seguridad fueron contestados con aceptación pasiva de los “Operativos de Saturación” de la policía que solo producen justamente saturación y detenciones por portación de cara o mala traza. Lo más reciente en la gestión de seguridad fue la insólita y grave invitación a la Gendarmería Nacional a radicarse nada menos que en el predio del Hogar Escuela fundado por Eva Perón. 
Cuando 4 metros de tierra sepultaron al operario tercerizado Mario Ares habló de “tragedia”. Los familiares le retrucaron: “Mario tenía 19 años y una hija. Trabajaba 11 horas diarias y ganaba $ 1.500. Le exigían a la cuadrilla abrir 60 metros de zanja por día”. Nosotros, le preguntábamos: ¿“Con qué policías, con cuántos patrulleros, con qué cámaras, con cuantas comisarías, con cuantos operativos de “saturación”, con cuantos “buzones buchones” va Ud. a atacar a la precariedad e inseguridad laboral?”
Su marca registrada es “Gestión Ramos”. Slogan que puede verse tanto en los impresos oficiales como en la fachada de los edificios que inauguró, en las galletitas de la merienda de los empleados municipales o en la espalda de algún desprevenido que se quedó cinco minutos quieto y que habla de un personalismo que bien podría asimilarse al “Menem lo hizo” y de una concepción y práctica política que no tiene absolutamente nada que ver con lo que pregona públicamente.
El respaldo del 71% en su reelección obedece a múltiples factores pero no hay dudas que parte de su electorado lo votó por las obras públicas  (fundamentalmente cloacas y pavimentos ) gestionadas a partir de fondos de la nación y que cada frentista debe pagar puntualmente y no precisamente barato. Obras públicas que obedecen a su visión de ciudad por lo que se vio más favorecido el sector de la ciudad que vive del lado del río que es su objetivo principal y donde pone claramente de manifiesto su condición de clase.
Otro porcentaje muy importante de votos fue también producto directo de la Gestión Ramos en Clientelismo ejercido de diversas formas a cual más denigrante. 
Un extenso capítulo aparte merecería el pesado legado que le deja a la ciudad de Granadero Baigorria. El 71% no solo lo reeligió como intendente sino que arrastró consigo a una mayoría absoluta de concejales sin trayectoria, analfabetos políticos adictos a su carisma y fieles a su conducción. Uno de ellos ya asumió como “intendente”.
Queda muy claro que su designación como secretario de Transporte no responde a sus conocimientos sobre el tema sino a la necesidad del ministro De Vido de contar con una imagen ignota y descontaminada que presente algunos pergaminos políticos para vender ante la opinión pública. Un pelele que le responda verticalmente a sus directivas para pilotear junto a la presidenta una crisis política montada sobre 51 muertos, 700 heridos y la salida de Schiavi. De ahí el asombro generalizado ante el anuncio de la elección del casi anónimo funcionario.
Granadero Baigorria, 8 de Marzo de 2012.-