Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

lunes, 27 de junio de 2011

9 años, ni olvido ni perdón

(Agencia Walsh)

(AW) Como cada 26 de junio la estación Avellaneda se tiñó de arte para recordar los 9 años de la masacre que se cobró la vida de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán en manos de la Policía Bonaerense en el año 2002. Cientos de militantes se convocaron e hicieron visible una vez más el recuerdo y la lucha. Los responsables políticos siguen impunes.


DSC_0673
Buenos Aires, 26 de junio de 2011 (Agencia Walsh).-
Por Bárbara
A partir de las 14 horas, la renombrada estación de trenes Darío y Maxi comenzó sus actividades en conmemoración de la lucha de los compañeros que perdieron la vida en el año 2002 en manos de as fuerzas de seguridad quienes reprimieron, por orden del gobierno de Eduardo Duhalde, brutalmente las protestas sociales que se sucedían por aquellos días.
En este marco, un grupo de militantes del Frente Popular Darío Santillán (FPDS) realizaron un escrache en la casa del actual candidato a presidente Eduardo Duhalde. Allí la Policía Bonaerense nuevamente tomó parte en este aniversario ya que, según un vocero de la organizaron, reprimió con balas de goma a unos 60 manifestantes en el lugar. ¿El saldo? Un compañero herido en una de sus piernas.
"Duhalde asesino" expresaba uno de los mensajes que sellaron las paredes de la casa del funcionario. De este modo queda claro que la pelea por reivindicar el recuerdo de Maxi y Darío lleva además, la bandera de la condena social que señala y señalará a los autores intelectuales del hecho como los mayores responsables de estas muertes.
Durante la tarde se convocaron en la ex estación Avellaneda cientos de manifestantes y adherentes quienes disfrutaron de la música y el arte presentes en la actividad. Pero como cada año no puede faltar la palabra de Alberto Santillán (padre de Darío) quien leyó una carta muy contundente. "Extraño a mi hijo", comenzó su discurso.
"Nueve años de lucha y movilización lograron condenar a prisión perpetua al ex Comisario Fanchiotti y al ex Cabo Acosta de la Policía Bonaerense, asesinos materiales de mi hijo Darío y de Maxi. Pero los responsables políticos e intelectuales siguen libres, amparados por la impunidad de acuerdos políticos oscuros y complicidades perversas. El dolor por la ausencia de mi hijo y la impotencia por no ver a los autores intelectuales tras las rejas se potencia al tener que escuchar que, impunemente, Duhalde se muestra como "garante de de gobernabilidad", y dice saber como "se pacifica y ordena". Darío y Maxi comprobaron con su propia vida lo que eso significa", fueron algunas de las palabras de Alberto.
También estuvieron presentes en el escenario los familiares de Pocho Leprati, Luciano Arruga, Maximiliano Kosteki y los docentes de Santa Cruz quienes llevan 56 días de protesta salarial en medio de violentos incidentes por parte de las fuerzas de seguridad.
Tras el acto se llevó adelante una movilización hacia el emblemático Puente Pueyrredón donde luego se pasó la noche completa entre fogatas, mate, guitarra y baile.
Este mediodía como cierre de la jornada tuvo lugar un nuevo acto donde se volvió a recordar porqué año tras año ese puente fue y será tomado por quienes luchan en nombre de la justicia social, la salud, la educación, la solidaridad como lo hicieron Maxi y Darío y como lo hacen hoy quienes levantan las banderas con sus nombres.