Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

jueves, 5 de mayo de 2011

Envenenados: Fumigaciones con agrotóxicos

(Radio Mundo Real)

Médicos preocupados por enfermedades y muertes

Médicos, científicos, investigadores y académicos argentinos advierten que se “agrava día a día” en el país la “agresión a la salud” de “poblaciones sometidas a fumigaciones constantes”. Denuncian que son cada vez más frecuentes en esas poblaciones del campo los casos de cánceres, abortos espontáneos, malformaciones congénitas en recién nacidos y trastornos en la fertilidad.
Los profesionales estuvieron reunidos en la ciudad argentina de Rosario, provincia de Santa Fe, con colegas y representantes de movimientos sociales de cerca de diez países de América Latina, en lo que fue el 1er. Congreso Latinoamericano de Salud Socioambiental y 2do. Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados de Argentina.
La actividad se realizó del 28 al 30 de abril en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario. Fue organizada por los responsables de la materia de Salud Socioambiental de esa facultad, el Foro Ecologista de Paraná y el Centro de Protección a la Naturaleza santafesino.
La declaración final del 2do. Encuentro de Médicos de Pueblos Fumigados de Argentina alerta sobre la creciente gravedad de la crisis sanitaria en el campo a causa de las fumigaciones (especialmente en cultivos de soja). Habla especialmente de los casos de cánceres, abortos espontáneos, malformaciones congénitas en recién nacidos y trastornos en la fertilidad, a los que vincula directamente con la exposición a los agrotóxicos.
El texto agrega que “distintos trastornos, como los respiratorios, endócrinos, neurológicos, hematológicos y psíquicos, son mucho más frecuentes en las poblaciones sistemáticamente fumigadas como consecuencia del actual modelo de producción agroindustrial”.
La declaración de los profesionales médicos habla de la insistencia que han hecho a las autoridades argentinas para que apliquen el “principio precautorio” y restrinjan el uso de agrotóxicos. Denuncian que no han sido escuchados. “Proponemos como respuesta urgente a este problema que se prohíban las fumigaciones aéreas en todo el territorio nacional, como ya se estableció en la Unión Europea, y se restrinjan las fumigaciones terrestres alejándolas del límite de las plantas urbanas de los pueblos”, demanda el documento.
En esta línea se manifestó el médico argentino Merardo Ávila Vázquez, participante del evento. Fue entrevistado por el colaborador de Radio Mundo Real en Paraguay, Pablo Valenzuela, que estuvo en la actividad en Rosario.
Ávila habló del “negocio realmente genocida” de las transnacionales que controlan la producción agroindustrial, que consideran “colaterales” efectos como las enfermedades y muertes que provocan las fumigaciones. “Los científicos y los médicos preocupados por la salud de nuestra población estamos trabajando y generando nuestro propio conocimiento, que es totalmente diferente en nuestras conclusiones a lo que dice Monsanto, Bayer o Dow Chemical”, señaló.
El profesional argentino manifestó que los médicos de pueblos fumigados se encuentran cada vez más en sus clínicas con casos de cánceres, malformaciones, abortos y disfunciones eréctiles. Destacó el sufrimiento que implica para las familias hacer frente a esas enfermedades.
Ávila subrayó que el movimiento de Médicos de Pueblos Fumigados ha ido generando conocimientos, “porque hasta ahora en la formación de los médicos no se contaba con estos problemas que ha generado este nuevo sistema de producción agroindustrial”. Remarcó la cantidad de estudios científicos de excelente nivel que se han generado en las facultades de su país y que dan cuenta de la causalidad entre la exposición a agrotóxicos y varias enfermedades. Muchos de esos trabajos, a los que se suman varios en Paraguay y Uruguay, se han publicado en revistas científicas estadounidenses y canadienses, destacó Ávila.
Sobre el final, el médico argentino hizo un llamado a sus colegas: “Es necesario que reclamemos medidas para defender la salud de la gente. Nosotros en las Universidades los vamos a apoyar”, dijo. “Nuestra obligación es tratar de defender la salud de la gente y no solo tratar de repararlos cuando están enfermos, porque sabemos que la mayor parte de las veces con estas enfermedades no tenemos solución”, agregó, enfatizando la necesidad de los trabajos de prevención.