Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

jueves, 3 de mayo de 2012

A dos meses de la Masacre de Once


(Argentina Socialista)
No debemos permitir que la efervescencia provocada por la expropiación del 51% de Repsol- YPF encubra el significado de la tragedia de Once, que el 22 de febrero pasado dejó 51 muertos y más de 700 heridos. Se trata de analizar la lógica de construcción de poder económico y político del kirchnerismo, que tiene en el Grupo Cirigliano uno de los ejemplos más paradigmáticos del crecimiento empresario a costa de subsidios del Estado y corrupción. Al mismo tiempo, este grupo muestra la relación directa entre corrupción y muerte de víctimas inocentes, como consecuencia de la irresponsabilidad y la impunidad de su accionar, favorecido por la complicidad de funcionarios del gobierno.
El fiscal de la causa, Federico Delgado, considera que fueron las condiciones en que se prestaba el servicio las que influyeron en el accidente, en tanto no se tomaron las medidas preventivas y de mantenimiento que debieron tomarse; en consecuencia, al evaluar que existió una “connivencia” entre los funcionarios y la empresa, las mayores imputaciones de la tragedia recaen sobre los organismos del Estado dependientes del Ministerio de Planificación: la Secretaría de Transporte y la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) junto a los dueños y ejecutivos de TBA. Otro elemento clave será el resultado de la pericia contable de la empresa, a fin de establecer la forma en que TBA utilizó los subsidios que le ha aportado el Estado: en teoría, esos fondos debieran haberse destinado principalmente al pago de sueldos y al mantenimiento de los trenes. No es esta la única causa del Grupo Cirigliano, ya que se lo ha vinculado con el enriquecimiento ilícito del anterior Secretario de Transportes Ricardo Jaime, escandalosamente absuelto por el inefable juez Oyarbide, lo cual da cuenta de la necesaria complicidad judicial. Pero los subsidios de TBA tampoco han sido la única fuente de su acelerada acumulación de capital y su crecimiento empresario.
El grupo Plaza comenzó en 1959 con un colectivo comprado por Nicola Cirigliano, padre de Mario y Claudio, al poco tiempo de llegar desde Italia. Al cabo de unos años, adquirió las líneas 61 y 62 y en 1975 les cedió la gestión a sus hijos. Desde entonces se iniciaron relaciones con el poder militar; pero el avance decisivo llegó gracias a sus relaciones con Menem: en 1991 la empresa Transporte Automotor Plaza integra el holding COMETRANS, que en 1994 gana la licitación de Trenes de Buenos Aires (TBA) y con las líneas Mitre y Sarmiento concentra el 40% de los trenes de pasajeros metropolitanos. En 1993 instalan dos fábricas: Emprendimientos Ferroviarios S.A (EMFER) -dedicada a la reparación y mantenimiento de carrocería de trenes- y Tecnología Avanzada en Transporte S.A (TATSA) para armado y refacción de vehículos de transporte público de pasajeros; lo cual les permite facturar esos trabajos, aunque no los hayan realizado. Pero la cercanía con el poder se incrementa aún más a partir del 2003, gracias a los aportes que Claudio Cirigliano reúne para la campaña presidencial de Néstor Kirchner. Favorecidos por esas relaciones, van adquiriendo sucesivas líneas de colectivos, hasta llegar a contar con 1.500 unidades de corta, media y larga distancia, que transportan actualmente alrededor de 200 millones de pasajeros por año.
Además de las empresas dedicadas a cría de ganado, inversiones y transacciones inmobiliarias, al llegar la televisión digital terrestre, la íntima vinculación con los gobiernos Kirchner les permitió acceder a nuevos rubros. El holding COMETRANS, que integra mayoritariamente el Grupo Plaza de los hermanos Cirigliano, fue uno de los principales beneficiados por el gobierno nacional, para el armado de los decodificadores que se repartieron en forma gratuita a 1.2 millones de beneficiarios de planes sociales, antes del inicio del Mundial de Fútbol de Sudáfrica.
Siguiendo la misma dinámica, con su empresa Corporate Corp en 2010 proveyeron 250.000 netbooks escolares para el plan Conectar Igualdad. Su relación directa con el Ministro de Planificación Julio De Vido, les permitió además participar en uno de sus últimos grandes negocios: a través Cometrans Qatar, en enero de 2011 se acordó un proyecto para que Argentina importe 8 millones de dólares diarios de gas, junto a la instalación de una planta de regasificación en el sur de nuestro país. De este modo, los Cirigliano suman a sus múltiples actividades, ni más ni menos que el transporte y la manipulación de gas licuado: una actividad considerada de altísimo riesgo, ya que cualquier accidente generado en barcos gasíferos por negligencia o falta de mantenimiento, equivale a la explosión de varias bombas atómicas.
El Grupo Cirigliano es uno de los ejemplos nefastos de esa “burguesía nacional” que el proyecto político del kirchnerismo considera como un protagonista principal del capitalismo serio. En los tiempos K, el proceso de acumulación primitiva y reproducción del capital tiene dos fuentes principales: por un lado, la corrupción, que permite enriquecerse mediante negocios privados con bienes públicos y, por otro, las comisiones y coimas que se cobran a las corporaciones y bancos extranjeros para garantizarles su accionar impune en el país: la Barrick Gold es sólo uno de ellos.


Juan Pablo Olsson