Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

jueves, 24 de mayo de 2012

La lucha de los trabajadores del INTI avanza y se fortalece


(Por ANRed)
Esta semana, en medio de un conflicto gremial, renunció el presidente del organismo. Los trabajadores continúan de paro y si bien no hay comunicados oficiales ya se anunció que Ricardo Del Valle, quien actuaba como vicepresidente, asumiría la titularidad del Instituto. Por Corresponsal Popular.


A poco más de cinco meses de asumir como presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) renunció el ingeniero Guillermo Fermín Salvatierra. En el INTI ya se habla de su reemplazo: el ingeniero civil Ricardo Horacio Del Valle, vicepresidente de Salvatierra y hombre muy cercano a la Ministra Débora Giorgi.


La noticia trascendió el martes por la tarde en los pasillos de la Casa Rosada y, si bien no se emitió ningún comunicado oficial, la novedad no tardó en llegar a los principales sitios webs de noticias.


Recordamos que los trabajadores del INTI comenzaron un plan de lucha en oposición a las políticas de ajuste salarial impuestas desde el mes de diciembre por las nuevas autoridades, que consistieron en la quita de una compensación anual y el recorte del 6,5 % de sus salarios -amparado bajo el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 324/11-. En este marco los trabajadores manifestaron también su disconformidad al cambio de las líneas de trabajo propuestas por las autoridades entrantes y manifestaron la necesidad de continuar asistiendo a la economía social y no sólo abocarse a la asistencia técnica de la industria.


El jueves 24 de mayo se realizó una nueva asamblea multitudinaria en la cual participaron más de 700 trabajadores del organismo. Allí se decidió la continuidad de la medida, a la vez que se resaltó la importancia de estar más unidos en la lucha. También se confirmó que hubo un acuerdo para el pago de la compensación anual en dos veces -una mitad en junio y otra en septiembre-, pero se peleará para que el pago se realice de una sola vez a fin de la próxima semana. Este punto es particularmente polémico, en tanto el pago es producto de la intervención del sindicato Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), quién pactó con Giorgi y con la Secretaria de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Noemí Rial, el pago de la compensación a espaldas de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE), gremio que encabeza el conflicto desde diciembre, y sin tener en cuenta la opinión de casi todos los trabajadores del INTI. Además, hay mucha desconfianza dado que en la conciliación obligatoria de finales de febrero ya se había dictaminado el pago y fueron las autoridades quienes incumplieron dicho acuerdo.


La asamblea duró casi tres horas y se decidió por mayoría continuar con el paro hasta la próxima semana. La medida se mantendrá hasta que se realice la mesa de negociación -cuya fecha tentativa es el martes próximo- a la cual fueron llamados los trabajadores y que estará encabezada por Del Valle, ya oficiando como nuevo presidente del Instituto.


La importancia del INTI para la sociedad


Ante la falta de resolución del conflicto por parte de las autoridades del Instituto, un sinfín de actividades estratégicas que realiza el INTI para el fortalecimiento técnico de la industria y la transferencia de tecnología a toda la sociedad se encuentran paralizadas.


Actualmente el INTI no está pudiendo realizar certificación, ensayos y control de seguridad en pilas y baterías importadas (para la detección de metales pesados); en juguetes, mamaderas y chupetes; en productos eléctricos; en preservativos; en residuos de pesticidas en alimentos; en calidad de la leche; ni está pudiendo realizar controles para minimizar el volcado de efluentes en industrias contaminantes como curtiembres, frigoríficos y galvanoplastías.


Tampoco está pudiendo calibrar y verificar balanzas para garantizar que pesen correctamente, lo cual afecta el intercambio de productos con el exterior. Lo mismo sucede en el caso de los surtidores de todo el país que certifica el Instituto para garantizar que entreguen al consumidor lo que dicen que entregan. Además, se encuentra suspendido el control de termómetros clínicos, cajas negras fiscales, relojes taxímetros y alcoholímetros entre otros.


El INTI tampoco está realizando ninguna tarea de transferencia de tecnología a la base social. Actualmente se encuentra suspendido el desarrollo de biodiesel a partir de aceite de cocinausado, la instalación de plantas de producción de alimentos para el autoconsumo de pequeñas comunidades; el desarrollo de un “dúomovil”, un prototipo de tren-colectivo que funciona tanto en vías férreas como en carretera, para la integración de zonas rurales aisladas debido a la desaparición del sistema ferroviario. También se encuentra suspendida la distribución de un equipo de mitigación de arsénico en agua, que fue desarrollado por el INTI para zonas rurales afectadas como el impenetrable chaqueño.


Respecto de las actividades de investigación e innovación, se encuentra suspendido un desarrollo biotecnológico para la obtención de medicamentos y para el mal de Chagas; el desarrollo de un dispositivo electrónico (NANOPOC) para la detección in situ e inmediata de enfermedades infecciosas en humanos y anima-les (como la aftosa y brucelosis, entre otras); el desarrollo de un chip que permite convertir un televisor tradicional en una televisión inteligente; el desarrollo de una pintura bactericida y de turbinas eólicas para la generación de energía a escala familiar.


Presiones y aprietes


En las últimas semanas se viene dando un proceso de intimidación a los trabajadores, que viene en un doble frente: primero, con comentarios de los jefes intermedios y coordinadores que instan a los trabajadores a abandonar las medidas de lucha, y en segundo lugar, con una intimación por parte de la Justicia en la cual se colocaron veedores para evitar que se lleve a cabo el corte de la puerta -que es nuestro lugar de expresión y donde realizamos las asambleas-.


Es preciso denunciar que, respecto a lo segundo, las autoridades recurrieron a la Justicia no para solucionar el incumplimiento de lo pactado en el Ministerio del Trabajo (las ya citadas actas) y en última instancia terminar con el conflicto, sino para apretar a los trabajadores y generar el miedo. En igual sentido, en el corte del jueves 10 de mayo que se intentó llevar a cabo en la General Paz, los científicos, técnicos y profesionales que componen el Instituto se encontraron con un operativo de alrededor de 800 efectivos (entre policías y gendarmes) con 20 carros hidrantes que impidieron la subida a la autopista.


Pese a estas amenazas, las asambleas siguen siendo multitudinarias, con un promedio de 400 a 500 personas asistentes por semana, donde se ratifica de forma democrática cómo seguir con la lucha. Por esto se convoca a los medios y personalidades de la cultura a que muestren su apoyo con una lucha que lejos de ser sólo por un salario digno para los trabajadores del Instituto, es para poder seguir desarrollando políticas de ciencia aplicada y una tecnología que sea auténticamente para todos los argentinos.


El INTI, fundado en 1957, cuenta en la actualidad con más de treinta centros de investigación y desarrollo científico y tecnológico; programas de asistencia y transferencia de tecnología industrial (orientados a pymes, a la gran industria, organizaciones de la economía social, y al propio Estado nacional, provincial y municipios). Con más de 2000 profesionales, y presencia en todo el país, el trabajo del INTI es fundamental para el desarrollo industrial nacional y para la proclamada política de sustitución de importaciones que pretende llevar cabo el gobierno.


Trabajadores de INTI en Lucha
http://intienlucha.blogspot.com.ar/