Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

lunes, 12 de agosto de 2013

El gobierno miente los datos e intima a profesionales que lo denuncian

DESNUTRICIÓN EN TUCUMÁN
(Agencia Walsh)
tucumanpobre(AW) El diagnóstico de "desnutrición" en todos sus grados ha sido literalmente prohibido por resolución del Ministerio de Salud de la Nación, y reemplazada por la de "bajo peso". La resolución, que rige desde 2009,  fue aplicada en Tucumán en septiembre de 2010 por medio de una circular del Sistema Provincial de Salud (Siprosa).  de esta manera se estableció una nueva forma de medir los problemas nutricionales que hizo bajar milagrosamente las cifras de más de 22.000 desnutridos a 3.690.  El Doctor Gómez Ponce se presentó en el Centro de Atención Comunitaria de Ampliación Villa Amalia, donde presta servicios, fue intimado a desalojar un depósito donde iba juntando donaciones para los pequeños a los cuales atiende, luego de que hiciera pública esta realidad. Ver notas de El Aconquija y de CTA Tucumán).-
tucumanpobre

(El Aconquija.com)
Desnutrición en Tucumán: Intimaron al médico que reveló las cifras
El Doctor Gómez Ponce fue obligado a retirar del CAC la mercadería que se donaba a los pequeños desnutridos que atendía. También desapareció la leche
Luego de que el Doctor Eduardo Gómez Ponce revelara las cifras sobre desnutrición de la Tucumán, fue obligado a retirar todas las donaciones que había obtenido para sus pacientes carenciados del CAC N° 10, donde presta servicios.
El Doctor Gómez Ponce había denunciado el pasado 1 de agosto en una entrevista a El Aconquija que por orden del Siprosa se había suprimido del sistema de salud pública la palabra “desnutrición”, y había sido reemplazado por el de “bajo peso” ( Ver nota).
La nueva forma de diagnóstico ocasionó que entre el 60 y el 70 por ciento de los niños que padecen desnutrición no formen parte de las estadísticas provinciales, quedando además excluidos de los tratamientos y del Programa Focalizado de Refuerzo Nutricional. “En Tucumán hay de 20.000 a 22.000 niños desnutridos, pero las estadísticas sólo reconocen a 3.690”, había denunciado.
La noticia de que había aproximadamente 16.000 niños desnutridos ocultos del sistema de salud pública se nacionalizó inmediatamente y provocó indignación en medios de distintas provincias del país.
El lunes, cuando el Doctor Gómez Ponce se presentó en el Centro de Atención Comunitaria de Ampliación Villa Amalia, donde presta servicios, fue intimado a desalojar un depósito donde iba juntando donaciones para los pequeños a los cuales atiende. La orden provino, según denuncia el médico, de la Dirección de Salud de la Municipalidad.
Organizaciones no Gubernamentales y vecinos donaban alimentos para los niños de la zona, que eran distribuidos por Gómez Ponce cuando los menores asistían al control de peso, en virtud de que por el cambio de sistema el Estado no les proveía refuerzos nutricionales. Esa mercadería se encontraba en un pequeño depósito del lugar, y el lunes 5 de agosto se ordenó su inmediato desalojo, bajo pena de decomisar los elementos en pocas horas.
Gómez Ponce, matrícula provincial N° 2704, en diálogo con El Aconquija, explicó que “tuve que sacar todo. Había más de 100 kilos de fideos y arroz, además de ropa que la gente iba donando. Ante el temor de que la policía, u otro organismo se llevara la mercadería en el plazo que nos pusieron de dos horas, salvé lo que pude en mi consultorio, y el resto tuvimos que llevarlo a la casa particular de la señora que hace la limpieza, que se ofreció para que no perdiéramos todo”.
Gómez Ponce fue advertido de que la medida obedecía a las declaraciones que había formulado a la prensa, en las que dejaba al descubierto la existencia de miles de niños con desnutrición no reconocidos por las estadísticas oficiales.
“De esta manera, además de no recibir el refuerzo nutricional del Estado, ahora se nos dificulta darles las donaciones a título personal, humano”, explicó Gómez Ponce.
La situación se agravó porque desde la publicación de la nota desapareció del lugar toda la leche que estaba destinada para el programa de refuerzo nutricional: “El lunes, cuando llegamos, habían desaparecido los 60 kilos de leche que teníamos para los niños. No nos quedó nada. En toda la semana no hemos podido repartir leche”, concluyó.


( http://www.ctatucuman.org).-
Tucumán esconde 16.000 niños desnutridos
Desde 2009 la provincia de Tucumán no tiene niños desnutridos. Sin embargo, no es una noticia para festejar. Los desnutridos no han dejado de existir: han dejado de ser contabilizados.
El diagnóstico de "desnutrición" en todos sus grados ha sido literalmente prohibido por resolución del Ministerio de Salud de la Nación, y reemplazada por la de "bajo peso". El cambio de nomenclatura esconde un trasfondo que roza lo macabro.

El factor edad

La resolución fue aplicada en Tucumán en septiembre de 2010 por medio de una circular del Sistema Provincial de Salud (Siprosa). Estableció una nueva forma de medir los problemas nutricionales que hizo bajar milagrosamente las cifras de más de 22.000 desnutridos a 3.690.
A partir de entonces, los médicos del sistema público de salud quedaron obligados a ignorar para el diagnóstico el factor edad de los niños, teniendo en cuenta únicamente la relación entre su estatura y su peso.
"Antes evaluábamos a los niños con riesgo nutricional de acuerdo a su edad. Ahora podemos tener a un niño cuyo peso es acorde a su estatura, pero no acorde a sus seis años, sino, por ejemplo, que corresponde a uno de tres años", explicó a El Aconquija el Doctor Eduardo Gómez Ponce, Matrícula Provincial 2704, Director del Centro de Atención Comunitaria (CAC) N° 10 de Tucumán.
El Doctor Gómez Ponce presta servicios en el CAC que atiende a personas de Villa Amalia, Barrio Alejandro Heredia y otros que quedan a no más de 20 cuadras de Casa de Gobierno. "Son cerca de 1.300 niños menores de 6 años, de los cuales 400 siguen control nutricional. De esa cantidad, 175 tendrían que figurar como desnutridos, si no hubiera existido este cambio", denuncia.
La nueva forma de controlar a los niños es mediante lo que se conoce como Índice de Masa Corporal que determina si el peso es adecuado a la estatura, pero no a la edad.
"Una de las consecuencias de la desnutrición es la baja estatura: por eso es fundamental medir si el peso del niño es acorde no sólo a su talla, sino a su edad. Un niño de tres años que pesa determinados kilos y mide determinados centímetros puede ser normal, pero si esos datos se aplican a un niño de seis, estamos ante un caso grave de desnutrición", explica Gómez Ponce.
"De esta manera, cada diez niños desnutridos que yo atiendo, sólo 3 o 4 pueden ingresar en las estadísticas oficiales. Esto es mucho más grave de lo que se cree: ese 60 o 70 por ciento de niños desnutridos no diagnosticados no reciben el tratamiento que necesitan, ni la leche de la que disponemos", revela.

Las cifras oficiales

Oficialmente se reconoce en la Provincia que sólo 3.690 niños tienen "bajo peso", aunque el esfuerzo de los médicos locales por investigar la verdadera situación revela que en Tucumán los menores desnutridos superan los 22.000.
"De hecho, en 2006 se reconocía que esa era la cantidad de desnutridos en la Provincia: 22.000", resalta Gómez Ponce, "pero el número se redujo drásticamente con el cambio de método. Lo mismo que ocurre con el Indec ocurre con la vida de estos pequeños", agrega.
El Doctor Gómez Ponce señala que en la Provincia hay aproximadamente 180.000 niños menores de 6 años, de los cuales unos 70.000 son pobres. "La palabra desnutrición fue totalmente eliminada del sistema de salud público", revela Gómez Ponce y agrega "las enfermeras tienen prohibido asentar ese diagnóstico".

Recorriendo los barrios

Más allá del ocultamiento oficial del flagelo que hace más de una década hizo tristemente famosa a la provincia, un recorrido por los barrios confirma la siniestra realidad: los niños no diagnosticados presentan síntomas alarmantes, que incluyen delgadez extrema, decaimiento general, tendencia a contraer enfermedades, vientre abultado, cabello seco y ralo.
Se trata de niños que no muestran interés en jugar, que sufren mareos frecuentes y sensación de fatiga, además de dispersión y una expresión de tristeza permanente.
Las imágenes de este informe corresponden al Barrio Costanera Norte, ubicado a unas 20 cuadras de Casa de Gobierno. Allí, además de precariedad laboral y habitacional, se detectaron niños con desnutrición no diagnosticada que no reciben ayuda alimentaria del Estado, y otros con alto riesgo de desnutrición.
Las condiciones en las cuales viven los niños desnutridos o en riesgo de desnutrición son críticas. Se trata de menores que viven en casas precarias junto a familias numerosas, con piso de tierra y techos de chapas y cartón, en su gran mayoría no tienen baño ni agua potable, y pertenecen a familias donde los padres, en caso de tener trabajo, hacen changas o recogen vidrios y cartones.
Las condiciones de los barrios aledaños al centro son altamente peligrosas. Con depósitos de basura a cielo abierto, espejos de agua estancada (a veces hasta dentro de las casas), con proliferación de gusanos, moscas, mosquitos y ratas provenientes de estos focos infecciosos. No hay cloacas ni pavimento, y en muchos casos se trata de menores sometidos al trabajo infantil en los campos de limón, en el "cartoneo" o que directamente deben revolver la basura para obtener alimento.

Los "Niños Barbarita"

"Los niños desnutridos crónicos no se registran en el Programa Focalizado de Refuerzo Nutricional, por lo que no se incorporan en las cifras totales dadas a conocer por el Gobierno. Además de no recibir los alimentos de refuerzos nutricionales, no son contemplados en las cifras estadísticas", agrega.
Sin embargo, lo más grave es que "todos los niños desnutridos de 1º grado que cumplen los seis años de edad, inmediatamente se dan de baja por el sistema, excluyéndoselos para recibir su ración de leche y los alimentos de refuerzo nutricional.", señala.
"Estos son los ’Niños Barbarita’, que ingresan a primer grado escolar, pálidos, delgados y con bajo coeficiente intelectual por su condición de desnutridos. Estos niños configuran el otro grupo de excluidos del sistema", explica Gómez Ponce.

Un estudio revelador

La Doctora Cristina Argota, Matrícula Provincial N° 3370, es médica pediatra y trabaja en el Hospital de Niños desde hace 26 años. La imposibilidad de diagnosticar a los niños que atiende como "desnutridos" la llevó a realizar un estudio sobre el flagelo en el Barrio La Costanera.
Durante más de un mes, a la siesta y fuera del horario de trabajo, recorrió el barrio junto a la enfermera del CAPS de Villa Muñecas María Julia Astrada. Buscó conocer la realidad de la desnutrición, palabra 
prohibida por el Siprosa, relacionando el peso y la talla de los niños con sus edades y sexos.
"El resultado que obtuvimos es que sólo el 49% de los niños tenía una nutrición adecuada. El 34% tenía déficits con relación al peso y la talla según edad y sexo. El 11% mostraba desnutrición aguda y el 6 % padecía desnutrición crónica", explica.
"De acuerdo a nuestro relevamiento, la situación de pobreza extrema afecta a más del 80%. Además de las carencias habitacionales, encontramos serios problemas socio-sanitarios y de contaminación, que provocan enfermedades como diarreas, parasitosis, bronquitis, alergias, neumonía, tuberculosis, piodermitis, conjuntivitis y otras más", señala

Genocidio infantil

El disfraz que se instauró en la Provincia a las verdaderas cifras de desnutrición se suma al que se impuso a las de mortalidad infantil.
El 26 de enero de 2008, un informe de El Periódico reveló que desde el Ministerio de Salud que encabezó Juan Manzur desde 2003 hasta 2007, se dio la orden de inscribir como fetos a los niños nacidos con 500 gramos o menos. De esta manera, su muerte no engrosaría las cifras de mortalidad infantil, sino de muertes fetales.
Así se redujo drásticamente la mortalidad infantil en la provincia y se triplicó la de muertes fetales. Empleados de la Maternidad aseguraron que la orden incluía no brindar asistencia a los nacidos con menos de 500 gramos, ya que los protocolos los consideraban fetos.
Así, denuncian, murieron en una palangana cientos de niños por asfixia y enfriamiento. Esta macabra situación llegó a la Justicia Federal, donde se imputó a Manzur por "genocidio infantil".

La miseria, madre de todas las desgracias

La adulteración de las cifras de la miseria produce un doble resultado: por un lado, posiciona a los gobiernos que lo hacen, y por el otro, producen más miseria.
Las políticas públicas destinadas a mejorar las condiciones de vida y paliar problemas como la desnutrición infantil y materna son elaboradas en base a estos informes. Es decir: si el Gobierno no admite un problema, no brindará la solución.
El costo de este posicionamiento del Gobierno para presentarse como exitoso lo pagan los niños, con sus propias vidas. Lo realmente siniestro es que la desnutrición, además de no figurar más como enfermedad, no es causa de muerte: la muerte sobreviene por enfermedades asociadas. Por lo tanto, la palabra "desnutrición" no aparecerá ni siquiera en el certificado de defunción.
Estamos hablando de niños que, en su mayoría, no ingresan al programa nutricional y por lo tanto agravan su situación día a día. Los niños que padecen desnutrición durante los primeros dos años de vida tienen una altísima posibilidad de sufrir retrasos mentales, y durante el resto de su vida, si sobreviven, serán capaces de aprender cosas rudimentarias, como escribir su nombre, y posiblemente algún oficio simple que les permita mantenerse.
En Tucumán el posicionamiento de los candidatos del Gobierno tiene un precio: cuesta 16.000 vidas, que son consideradas "sacrificables" en pos de mostrar el éxito de la Gestión Alperovich.
* Equipo de Comunicación de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA)