Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

jueves, 22 de octubre de 2009

En Terrabusi Kraft la mayoría de los trabajadores ya se pronunció

(Agencia Walsh)
(AW) Los trabajadores de Kraft comunican su situación actual en el conflicto que mantienen con la empresa norteamericana, la cual aún no reincorpora a 52 de los compañeros despedidos, quienes instalaron una carpa en la puerta de la fábrica a partir de hoy a las 7.30 hs.
Hoy miércoles 21 se han realizado las asambleas generales en el Turno Mañana y el Turno Tarde. No se pudieron hacer el día de ayer por la negativa de la patronal.
La presión de los trabajadores hizo que el Ministerio de Trabajo obligue a la Kraft a garantizar lo pactado en el acta: realizar asambleas que aceptaran o rechazaran lo firmado por la mayoría de la Comisión Interna.
En el Turno Mañana participaron 623 compañeros. 18 se abstuvieron, 2 votaron en contra, y 603 votaron a favor de haber firmado el acta. En el Turno Tarde la asamblea contó con 407 compañeros. 12 se abstuvieron, 3 votaron en contra, y 392 ratificaron el acuerdo.


En el Turno Noche no se realizó asamblea, ya que el compañero Hermosilla, equivocadamente, boicoteó la convocatoria, coincidiendo con la patronal.
La votación de las asambleas demuestra que, masivamente, la mayoría de los trabajadores apoyó la posición de la mayoría de la Interna, de haber firmado el acta.
En las asambleas se planteó la campaña para levantar fondos para los despedidos. A partir de esto, la mayoría de los compañeros que cobraron, depositaron sumas importantes para este fondo de lucha.
También se planteó en las asambleas evaluar el quite de horas extras si la empresa no cumple con el acta, entre otras medidas.
El lunes 19 el sindicato convocó a elecciones de Comisión Interna para el 3 de noviembre, violando la fecha acordada (fin de noviembre), que propuso la mayoría de la Comisión Interna, considerando equivocado dividirnos en una campaña electoral, cuando el conflicto sigue abierto y el centro es la pelea por la reincorporación de los 52 compañeros que están afuera.
Estamos en una nueva etapa en lucha por la reincorporación de todos. La empresa ha maniobrado y lo seguirá haciendo. La clave es la unidad en la lucha de los 2700 trabajadores.
En estos dos meses, la firmeza de la lucha de los trabajadores, y la extraordinaria solidaridad popular, permitieron que la situación cambie a nuestro favor. La Kraft y Daer debieron hacer concesiones buscando recomponer su imagen, pero poniendo palos en la rueda para pudrir la negociación.
El gobierno buscó la manera de sacarse esta brasa ardiente del conflicto, que se convirtió en un punto de referencia para los trabajadores de cientos de fábricas que estaban en la misma situación.
La patronal debió retroceder en su plan de echar a 750 compañeros (por ahora), conceder la reincorporación de 70 despedidos y suspendidos, y seguir la negociación de los restantes trabajadores despedidos. La Kraft y Daer debieron ceder el reingreso de la Comisión Interna, con sus derechos gremiales.
Esas conquistas son un paso adelante que fortalece a los trabajadores para la nueva etapa que se inicia. Así lo entendieron la mayoría de los compañeros que ratificaron en las asambleas lo actuado por la mayoría de la Comisión Interna.



(tvpts.tv)

La primera definición del resultado de dos meses de lucha (aunque haya aspectos que todavía están terminando de definirse) es que provocó una derrota política de la multinacional yanqui y su embajada, pero también debilitó al gobierno, su ministerio de Trabajo y a las burocracias de Moyano y Daer, a la UIA y la COPAL, aunque los trabajadores, desde el punto de vista reivindicativo de conseguir la reincorporación de la totalidad de los despedidos hayan por ahora sufrido una derrota parcial.

¿Por qué hubo dos meses de lucha?

Desde el inicio, con los despidos masivos, que amenazaban a la CI e incluso a miembros del sindicato llevó a que el conjunto de la CI se pusiera al frente de la lucha. La base de la fábrica respondió en forma ejemplar con la huelga de brazos caídos durante semanas sin que ni la empresa y después el sindicato pudieran quebrarla. 37 dias de paro sostenidos por la voluntad de la base que no se quebró, sacó a la policía del comedor, defendió a los despedidos cuando se los quiso arrestar adentro y se negó astutamente a trabajar mientras los despedidos lograron mantenerse dentro de la planta. El turno noche, el mas organizado hizo punta en mas de una ocasión, como en el corte de la Panamericana cuando la mayoría de la comisión interna trataron de convencer a los delegados y activistas de la noche que no lo hicieran. Solo a partir de allí comenzaron los paros y la huelga de brazos caídos que duró 37 días. Apoyándonos en los sectores mas dinámicos y en el sentimiento de la gente es que ayudamos a que la dirección del conflicto fuera mas allá de lo que quería en varias ocasiones. Lo hicimos lealmente, con paciencia, tratando de convencer y buscando siempre la unidad. Por ejemplo cuando fue la conciliación obligatoria que la empresa desconoció enviando a los despedidos al quincho el PCR lo reivindicó como un paso adelante. Pero los trabajadores no aceptaron y se volvió al paro.

La Verdad Obrera relataba asi aquellos dias:

“Cuando el martes (dia 25) llegan los compañeros a trabajar, la empresa les permite el ingreso, pero no pueden fichar y los mandan a un quincho alejado del resto. Ahí, dice la empresa, va a darles un curso de capacitación. Los trabajadores despedidos van y al poco tiempo se hace notoria la maniobra de encerrarlos para separarlos del resto. Los trabajadores del turno noche denuncian en un comunicado: “Terrabusi ya tiene su Guantánamo”, un lugar para aislarlos. Se empiezan a escuchar las primeras voces de protesta. Los mensajes circulan denunciando esta nueva trampa…. Hacía minutos se estaba festejando y había que apretar los dientes para enfrentar nuevamente a la patronal y sus maniobras. El martes, los trabajadores del turno noche discuten que esta situación es inaceptable y proponen al conjunto de los trabajadores no trabajar hasta que estén todos en sus puestos de trabajo. Una asamblea del turno mañana vota a favor de esta propuesta y lo mismo sucederá por la tarde. Los trabajadores de Terrabusi se deciden a enfrentar esta nueva trampa.” Cuando Bogado y el PCR propusieron una tregua sin límites con el argumento de dar descanso, fue el turno noche a propuesta de la Agrupación Desde Abajo que le impuso que comenzara el viernes y finalizara el martes retomando las medidas de lucha. Otra vez, tuvieron que ir mas allá de lo que querían.

Cuando el conflicto precisaba imperiosamente de salir a la luz, fueron los estudiantes de En Clave Roja los que tomaron la posta y comenzaron con los cortes en Corrientes y Callao que dieron al conflicto una difusión inédita. Tuvimos que enfrentar también a las políticas irresponsables que nos planteaban tomar la fábrica con unos 30 compañeros y buscamos que todas las medidas logren la unidad entre los despedidos y la base. Todas estas peleas fueron ganadas en asambleas. Incluso la última asamblea de despedidos que votó contra el acta acuerdo se hizo contra la posición del PCR.

¿Porque no se pudo conseguir más hasta ahora?

El sector que responde al PCR y la CCC es mayoría en la CI, solo el Poke es de la Agrupación Desde Abajo, los otros 10 integrantes de la misma 5 corresponden a la CCC y otros 5 eran sus aliados, y decimos “eran” porque ahora renunciaron y se fueron de la fábrica. El PCR encabezó -a veces a regañadientes- las medidas de lucha cuando la propia empresa tenía el plan de liquidar al conjunto de la Comisión Interna. Una vez que la empresa aceptó que la interna iba a ingresar si la justicia lo determinaba se comenzó a preparar el fin del conflicto de forma abierta, como se vió en el acta y también en las reuniones posteriores donde se niegan a tan siquiera apoyar una marcha.

Había condiciones objetivas para conseguir un triunfo, por lo tanto la única explicación es un problema de dirección: la actitud conciliatoria de la mayoría de la CI que hizo suyos los argumentos del Ministerio de Trabajo de que esto era lo máximo que se podía obtener. Que no era sí, lo demuestra el hecho que el propio Bogado, en un principio, acompañó a Hermosilla en el rechazo a la firma del acta. Pero en lugar de constituir un polo contra la mayoría de la Comisión Interna para seguir la lucha, se terminó subordinando a la dirección del PCR y pasó a atacar a quien lo proponía según el mandato de asamblea.

Para restablecer la unidad, hay que seguir el camino de las asambleas del turno noche que rechazaron la firma del acta de Tomada y se negaron a dejar a los despedidos librados a su suerte. Esa es la unidad que necesitamos para reorganizar la fábrica y que no quede ni un despedido afuera.


Rockultural...¡Viva la lucha de los 2700 trabajadores de Terrabusi Kraft!¡Todos adentro!