Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

viernes, 2 de octubre de 2009

La larga mano de Clarín

Quién es López Matheu y el rol del Ministerio de Trabajo en el conflicto de Kraft (Agencia Rodolfo Walsh)
(AW). El vocero y director de Asuntos Corporativos y Gubernamentales de la ex Terrabusi tiene una historia de promover despidos masivos y el descabezamiento de la organización sindical de base, tal como lo hizo hace diez años cuando se desempeñó en el Grupo Clarín, donde fue gerente de Asuntos Institucionales. Un informe del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos.
Buenos Aires 2 de octubre de 2009 (Agencia Walsh). El director de Asuntos Corporativos y Gubernamentales de Kraft Foods Cono Sur desde el año 2006, y vocero de la empresa en el presente conflicto, tiene una historia de promover despidos masivos y el descabezamiento de la organización sindical de base (comisiones internas y cuerpos de delegados). El ejecutivo se desempeñó durante 10 años en el Grupo Clarín, donde fue gerente de Asuntos Institucionales. Allí usó en dos oportunidades, la misma metodología que lleva adelante ahora en Kraft.
En noviembre de 2000 cuando el diario Clarín despidió a 113 trabajadores, incluyendo a todos los miembros de la Comisión Interna. En 2004 el Grupo despidió a 119 trabajadores de Artes Gráficas Rioplatenses, entre los cuales nuevamente se encontraba toda la Comisión Interna. Aunque luego reincorporó a 48, dejó en la calle a los delegados e impidió el funcionamiento de la organización gremial de base.
En ambos casos, reprimió el reclamo de los trabajadores como en Kraft, utilizando a la Gendarmería en la puerta de cada establecimiento. También filmó a los trabajadores en las asambleas. Su práctica es persecutoria, ilegal, antisindical y violatoria de la inmunidad gremial.
Hoy, en el conflicto con los trabajadores de Kraft, López Matheu miente sobre los hechos ocurridos ante la pandemia de gripe A, presenta supuestas declaraciones de trabajadoras que no tienen ningún valor jurídico con el único fin de influir en la opinión pública, filma las asambleas, discrimina a los delegados y trabajadores que quieren defender sus derechos.
Una prueba de estos métodos es que la mayoría de los despedidos y suspendidos pertenecen al turno noche y otra parte al turno mañana, mientras que el supuesto delito que presentan como causal de despido, según la solicitada publicada por Kraft Foods en los diarios el 27 de septiembre, fue una marcha que se produjo en el turno de la tarde.La empresa violó sistemáticamente las resoluciones del Ministerio de Trabajo.
La primera vez, cuando se dictó la conciliación obligatoria con todos los despedidos en sus puestos de trabajo, y la empresa los envió a un “quincho” alejado de la planta, para discriminarlos y tratarlos como si fueran delincuentes, cuestión que originó el paro de actividades de los 2700 trabajadores.
La segunda ocasión fue el rechazo a la intimación al pago de la quincena adeudada a los trabajadores que habían asistido en sus horarios habituales todos los días que duró el conflicto.
El Ministerio de Trabajo de la Nación se negó a utilizar el “poder de policía” que le otorga la ley para obligar a la empresa a acatar sus resoluciones. Por el contrario, los gobiernos nacional y provincial cedieron a los pedidos de las entidades empresariales y la Embajada de Estados Unidos, disponiendo de la Policía Bonaerense para llevar adelante el brutal desalojo del viernes 25 de septiembre, luego del cual la empresa funcionó como un verdadero campo de concentración.
La tercera ocasión ha sido durante estos días, cuando la empresa rechazó la intimación del Ministerio de Trabajo para que permitan el ingreso de los delegados injustamente suspendidos a retornar a sus tareas gremiales, como condición mínima para iniciar una negociación sobre el conjunto de los despedidos y suspendidos.
Por el contrario, la empresa aprovecha la presencia de la Policía al interior de la plata para pretender imponer un nuevo “reglamento de trabajo” restringiendo los tiempos para ir al baño, comer, etc., obligando a solicitar permiso de los jefes, tratando a los trabajadores como si estuvieran en una cárcel. ¿Es esta la “normalización” que “constataron” los veedores del Ministerio de Trabajo?
Como parte de los organismos de derechos humanos que hemos acompañado a los trabajadores (incluyendo al Premio Novel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel), siendo parte del extendido sentir de una amplia mayoría del pueblo argentino que ve la prepotencia patronal y repudia la represión, exigimos que se respeten los derechos de los trabajadores reincorporando a los delegados y a todos los despedidos.
Comprometemos nuestro más firme apoyo para todas las medidas de lucha que decidan adoptar para defender esta justa causa, que ya es una causa nacional.

Victoria Moyano hija de desaparecidos restituida por Abuelas de Plaza de Mayo
Jorge Sobrado (Ex Detenido Desaparecido)
Dr Edgardo Moyano
Dr Ruben Tripi
Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) - Zona Norte del Gran Buenos Aires

Rockultural...Siempre serán unas RATAS!