Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Recuerdos del horror

(Agencia Rodolfo Walsh)
Juicio a los represores
Adonde vayan los iremos a buscar
(AW) Algunos extractos de testimonios de los juicios a represores de Campo de Mayo.
"¿Pero estos hombres de donde salieron? ¿nacieron de mujer?" decía la hermana de Iris, la tía del "Negrito" Avellaneda, un chico torturado y asesinado a los 14 años en Campo de mayo cuando comenzaron los juicios en los tribunales de San Martín contra los represores y torturadores de ése campo de concentración.
Hoy los juicios siguen en todo el país, y los testimonios sorprenden con horror, a veces por las atrocidades sádicas realizadas por los torturadores, otras por el cinismo y la maldad expresados hasta en el más mínimo detalle.

"A mí me secuestraron por pertenecer a la FAP, que ellos pensaban que eran las Fuerzas Armadas Peronistas, pero en mi caso se trataba de la Federación, Argentina de Psiquiatras. Me dijeron que dejaba de existir, y me dieron un número (...) la capucha es horrible, te priva de la visión, y dificulta el equilibrio, pero te da un pequeño alivio, de que no te coman las ratas la nariz ni las orejas mientras dormís. No sabés de donde vienen los golpes, con algunos golpes llegás a ver las estrellas. Los perros de guerra te clavan un poco los dientes. Cualquiera que sea hombre sabe lo que para nosotros significa la amenaza de castración (...) en el campo es permanente la angustia de muerte, los gritos de los torturados, y el miedo de que nombren tu número de nuevo para torturarte"

"Cuando entraron a mi casa, mientras nos tenían atados, se comieron la torta de cumpleaños y después nos llevaron (...) al llegar nos pusieron en fila y nos dieron un 'discurso': Estamos en guerra, esto es una guerra sucia, están clandestinos, ilegales, de acá ni siquiera Videla los puede sacar. Nos dieron un número y nos prohibieron de ahí en más pronunciar nuestro nombre (...) Ahora si sabían que era una guerra sucia, si tuvieron el 'coraje' para hacer las atrocidades que hicieron, que tengan el coraje de asumir lo que hicieron, pero son unos cobardes!"

"No me importa si no pusiste una bomba o no mataste a nadie, para mí sos subversivo por pertenecer a un partido proscripto (Peronismo), me dijeron"

"En mi casa se sentaron a comer, se cocinaron unos bifes, despues me subieron al auto y me dijeron que no levante la cabeza y mientras me llevaban me interrogaron, me preguntaron mi fecha de nacimiento, y la fecha de mi último acto sexual, dije que no, que era virgen, y se mofaron, se rieron. Cuando llegamos pedí ir al baño, y estaba luchando para bajarme el pantalón cuando entró uno que dijo que era doctor y que iba a 'constatar mis manifestaciones' y palpó mis zonas íntimas(...) yo lloraba mucho, todo el tiempo, me acuerdo que una vez un oficial dijo 'pero por favor! yo no hice la carrera militar para tener una pendeja de 18 años acá llorando sin saber qué mierda hizo!'(...) otro día me sacaron, me di cuenta porque pisaba pasto, hasta que me dijeron que pare y me apoyaron un arma en la cabeza 'Bueno mirá piba, si no vas a hablar ya estamos todos podridos de aguantarte' cómo reacciona uno cuando siente que lo van a matar..me arrodillé, me agarré de la ropa, le rogué...estos simulacros de fusilamiento los hacían seguido."

"Maltrataban mucho a mi abuela, la insultaban y no le querñian dar la tenencia. La asistente social que venía a casa era muy invasiva, olía la ropa. Al final le dieron la tenencia y me pude quedar con ella. Un señor le dijo que él le podía llevar cosas a mamá y que si le llevaban una cantidad de plata, la podían recuperar. Le dieron todo, el negocio se fundió, el abuelo se enfermó y no pudieron darle más plata y el señor les dijo que ya no podía hacer más nada, vivía sobre la calle 4, a cuadras de la avenida Avellaneda, en Virreyes."

"Me llevaron, me tenían en el auto y me dijeron que si no colaboraba iban a ir a buscar a mi hijo (que tenía 2 años), me quisieron picanear en el auto, pero tocaba a los otros y hacía masa. Hicieron un simulacro de incendio de auto, o de que lo iban a sumergir en el río (...)cuando llegamos me pusieron un número, el 144, y me dijeron que para cualquier persona que se acercara yo era el 144."

"Cuando entraron a mi casa yo tenía 4 años. La casa era muy chica, bah, era una habitación, asi que con mi mamá a la noche sacábamos una cucheta de abajo de la cama y de día la volvíamos a guardar. Pero cuando vinieron era de noche asi que la cucheta estaba afuera y molestaba bastante, asi que un militar la pateó y la metió abajo de la patada, yo me asusté y empecé a llorar, entonces sacó un arma que en ese momento me pareció muy grande, apoyó el caño en mi frente y me dijo 'callate' (una de las personas que presencian el juicio expresa 'qué valiente!') no hablé por un año. Fue la última vez que vi a mi mamá".


"En esa época yo tenía diez años, y mis hermanas 8 y 6. Yo estaba despierta, ya era más o menos la hora en la que nos venían a despertar para ir al colegio. Me dí cuenta de que empezaban a abrir la puerta y me hice la dormida, pero no nos despertaron, cerraron la puerta asi que me dormí de nuevo. Cuando nos despertamos, a media mañana, nos vestimos y fuimos abajo.
Estaba todo revuelto, los cajones dados vuelta, los muebles tirados, la ropa en el piso, y Emilio y Dolores no estaban. Primero no sabíamos que hacer, después empezamos a ordenar. Nos golpeó la puerta una vecina y preguntó si necesitábamos algo pero le dijimos que no y no le abrimos.
"Y esperamos.
"Al otro día nos organizamos, mis dos hermanas fueron a la escuela y yo me quedé esperando.
"Al día siguiente fuimos mi hermana menor y yo , y la de 8 se quedó solita. Al tercer día no fuimos a la escuela y nos quedamos a dormir abajo, las tres juntas en la cama de Emilio y Dolores.
"Al cuarto día nos golpean la puerta.
-Quién es?- preguntamos
- El tío Osvaldo-después me enteré que el tío Osvaldo desapareció el 12 de Mayo. No era un tío, era un compañero de mis padres.
"Fuimos corriendo a abrirle, pero no era él, eran los militares. Algunos estaban con uniforme, otros de civil. Nos hicieron sentar en un sillón, nosotras nos sentamos con la más chiquita en el medio. Y nos empezaron a interrogar.
- Cómo se llaman?
Les dijimos
- Quién es Cecilia?
- No sabemos
- Sí que saben
- No, no sabemos
- Cómo se llama tu papá?
- Santiago Brizuela
- Eso no es cierto, tu papá se llama Norberto Victorino Puyol
- Y si lo sabe por qué me pregunta?
Uno de los militares le agarró la carita a mi hermana más chiquita y dijo:
- No te hagás la viva que tu hermanita es muy chiquita, le puede pasar algo...
Nosotras nos paretábamos.
- Bueno, si sos tan viva llamá a tus abuelos a Santa Fe para que las vengan a buscar
Desordenaron todo de nuevo.
- Y a ustedes las dejamos vivas para que cuenten de lo que somos capaces
Y se fueron.
(...) Mucho después entendí quiénes eran y se lo que hicieron. Se que asesinaron a los militantes políticos que perjudicaban los intereses económicos de unos pocos.
Hoy soy militante de H.I.J.O.S. por la verdad y la justicia."

Esto es solo una parte. Los testimonios son muchos. Las víctimas son muchas. Hay muchos que hoy no están, y muchos torturadores y asesinos que también deberían estar en el banquillo de los acusados y siguen sueltos. Como bien dijo una víctima que torturaron cuando tenía 14 años "también tendrían que juzgar a los empresarios y a Martinez de Hoz". A pesar de todo lo que pasa es un placer verlos allí, acusados, ya popularmente condenados, verlos mirar las fotos de los que asesinaron y poder hacerlos escuchar "como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar!". Levantar frente a ellos dos dedos haciendo la "V", como diciéndoles "de quien fue la victoria al final?".

Rockultural...Juicio y castigo a los culpables. Que la verdad se convierta en justicia.