Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

sábado, 14 de agosto de 2010

Familiares de mineros chilenos indignados ante declaraciones sobre buen estado de mina San José

(teleSUR)
El Gobierno prosigue con las labores para intentar resctar a los 33 mineros. (Foto: La Tercera)
Familiares de los 33 mineros que permanecen atrapados en el yacimiento San José, en el norte de Chile, calificaron de absurdas las declaraciones de los dueños de la empresa San Esteban con respecto a que la mina cumplía con los requerimientos de seguridad; mientras tanto, el Gobierno anuncia que las perforadoras que cavan un agujero para contactar a los trabajadores apresados se encuentran a 200 metros de ellos.

Familiares de los 33 mineros atrapados en el yacimiento San José en la ciudad chilena de Copiapó (norte), manifestaron indignación este viernes por las declaraciones hechas por los dueños de la empresa San Esteban que indicaron que ésta cumplía con los requerimientos del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) para operar.

"Lo que dicen es una vergüenza. Como empresarios quieren sacarse la responsabilidad de lo que pasó en una minera que viene con problemas hace bastante tiempo", afirmó el familiar de uno de los mineros.

Agregó que las declaraciones de los propietarios de la mina, Marcelo Kemeny y Alejandro Bohn, son absurdas, ante los hechos que se han visto en el yacimiento.

"Si (la mina) hubiese estado en buenas condiciones, no hubiese sucedido un derrumbe tan grande", indicó.

Los parientes de los mineros atrapados también han manifestado gran incomodidad por el hecho de que la empresa E-mining Technology, la compañía extranjera que contrató San Esteban de manera externa para hacer los estudios geomecánicos que concluyó que la mina no tenía riesgos, sea la encargada de las excavaciones para rescatar a los mineros.

"Qué garantía me pueden dar a mí si me dicen: 'Oye, mira, la misma empresa que hace el estudio es la que va a trabajar en esto''', sostuvo un vocero del sindicato de San José, Javier Castillo.

El representante de los mineros también comentó que hace unos años atrás algunos trabajadores pidieron ser trasladados a otros yacimientos debido a la inseguridad dentro de la mina.

"El 2007 nos fuimos porque no quisimos trabajar más allí (...) Ahí dijimos, si la Corte Suprema ni el Gobierno ni nadie no nos resuelve (el problema de inseguridad) mejor nos vamos y el que quiera seguir trabajando (...) verá", dijo.

Añadió que la reapertura de la mina responde a asuntos de índole político debido a que el yacimiento cumplió con las normas de seguridad hasta el 2007.

"El problema es que pasado dos años, la empresa empieza a tomar su acostumbrada forma de explotar la mina, de manera irracional, ambiciosa, sin invertir en seguridad (...)", acotó.

Excavaciones alcanzan los 500 metros

El ministro de Minería chileno, Laurence Golborne, afirmó este viernes que se abren nuevas esperanzas para rescatar a los 33 mineros atrapados en vista del avance de una de las máquinas perforadoras que construye un hoyo para poder hacer contacto con los posibles sobrevivientes.

Según el ministro, el artefacto ya ha alcanzado los 500 metros de profundidad, por lo tanto, sólo le faltaría 200 metros para llegar hasta los trabajadores apresados.

"Esta mañana ya habríamos superado los 500 metros (...) El proceso de rescate sigue avanzando de acuerdo a lo previsto, los 6 sondajes siguen en operación", informó Golborne.

Luego de realizado el agujero, se planea ingresar a la mina por el túnel principal, razón por la cual se ha trabajado en reforzar los pasillos y galerías de la mina, así como también la chimenea de ventilación debido a un pequeño desprendimiento que se produjo.

Las autoridades gubernamentales manifestaron, por su lado, que los trabajadores probablemente se encuentran refugiados en la parte más profunda de la mina, donde hay agua, oxígeno y comida.

El accidente en el yacimiento San José, propiedad de la minera San Esteban, se inició cerca de las 14H00 horas (18H00 GMT) del pasado jueves 5 de agosto.

Debido a la indignación que ha generado la situación de los 33 mineros, el fiscal de Caldera (oeste), Gabriel Meza, inició el 10 de agosto una serie de diligencias para investigar el caso, entre éstas se encuentra la incautación de documentos desde las oficinas de la minera, para esclarecer eventuales responsabilidades sobre este caso.

Meza, a través de los documentos decomisados, busca revisar los antecedentes referentes al funcionamiento de la mina, los turnos, los trabajadores y los permisos de operación.

El pasado 8 de agosto, el Estado puso en funcionamiento 11 máquinas para perforar la montaña que está sobre la mina donde permanecen atrapados los obreros.

Rockultural...Mientras ellos se llenan los bolsillos con la riqueza del pueblo, a los trabajdores atrapados se les acaba el aire en esa trampa apuntalada por la soberbia, la bestialidad y la falta de interes por el ser humano, por parte del gobierno y las patronales explotadoras. Enviamos nuestro humilde apoyo a los familiares y compañeros de los trabajadores atrapados en la mina.