Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

jueves, 18 de marzo de 2010

Informe del Gobierno de Haití indica que hay más de 222 mil muertos

(Agencia PÚLSAR)
HAITÍ-TERREMOTO
Escombros. Tareas de reconstrucción. (ernestojustiniano.org)
Este informe se realizó junto con el Sistema de Naciones Unidas, la Unión Europea y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Hace un relevamiento sobre los daños sufridos por la isla.

El texto explica que "el impacto del terremoto fue casi seis veces el de los desastres ocurridos en Haití desde 2004".

Además, determina que son 222 mil 570 los muertos por el sismo. Además hay 869 desaparecidos, 310 mil 928 heridos, y 1 millón y medio de afectados.

Este miércoles culmina una cumbre en la que participan 28 países, donde se realizó un diagnóstico y un plan de acción solidario con el país caribeño.

Este diagnóstico se trabajará en la Conferencia Mundial sobre Haití, evento convocado por Naciones Unidas para el próximo 31 de marzo en su sede de Nueva York.

Aún no hay acuerdo respecto de la cantidad de recursos que serán necesarios para la reconstrucción de viviendas, escuelas, hospitales y otras dependencias estatales que fueron afectadas.

También falta definir un acuerdo para la administración de la cooperación internacional.

Diversos movimientos sociales haitianos presentan su escepticismo respecto a algunos donantes, al considerarlos co-responsables de las políticas públicas que permitieron la devastación del suelo, la deforestación y las construcciones irregulares y precarias que colapsaron.

Las calles de Puerto Príncipe permiten ver aún montañas de escombros, servicios públicos colapsados, miles de carpas improvisadas como viviendas y largas filas de personas en busca de alimentos provistos por Naciones Unidas.

Autoridades sanitarias aseguran que quedan todavía muchos cuerpos sepultados entre los escombros que no pudieron ser removidos por falta de herramientas y personal especializado.

Rockultural...Las camaras se fueron, el apoyo se diluyó, quedó la desolación y el hambre que siempre padecieron los hermanos haitianos, agravado ahora por la destrucción que ocasionó el terremoto.