Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

domingo, 28 de marzo de 2010

Pueblo chileno intenta levantarse a un mes del terremoto

(teleSUR)
Los habitantes de las zonas afectadas por el terremoto y el tsunami, comienzan las actividades de reconstrucción. (Foto:Latercera)
El Gobierno nacional anunció que el Ejército permanecerá en las calles de las ciudades más afectadas, para garantizar la seguridad y participar en la reactivación del país. Además informó el inicio del plan ''Manos a la Obra'', que le dará acceso a los damnificadas del terremoto a un bono financiado por el Estado para adquirir materiales de construcción.

El pueblo chileno afectado por el terremoto y el posterior tsunami del pasado 27 de febrero, intenta levantarse, mientras que el presidente de la nación, Sebastián Piñera, informó este sábado, a un mes de la catástrofe, que las Fuerzas Armadas se mantendrán desplegadas en las ciudades más devastadas para participar en las labores de reconstrucción.

"Quiero aprovechar de informar que hemos llegado a un acuerdo con las Fuerzas Armadas para que su rol se extienda por todo el proceso de reconstrucción, ya que queremos ir cambiando los fusiles por las palas", dijo el mandatario.

Los daños en redes viales alcanzan mil 637 millones de dólares en las zonas afectadas por el terremoto y el tsunami. (Foto:Latercera)
Sus declaraciones fueron emitidas en la madrugada de este sábado, durante una vigilia iniciada en la Catedral de la ciudad de Concepción (sur) a las 3H34 hora local (6H34 GMT), momento en que se cumplió un mes exacto del movimiento telúrico.

Los presentes en la ceremonia elevaron oraciones por los fallecidos y por la angustia que aún padece el pueblo.

Este viernes el comando de operaciones terrestres, encargado de la seguridad de Concepción, anunció el fin del toque de queda decretado en esa urbe tras el terremoto y el posterior tsunami.

Datos preliminares de geólogos reflejan que Concepción, la segunda mayor del país y una de las más golpeadas, se desplazó tres metros hacia el sureste, mientras que la capital, Santiago, se trasladó medio metro.

Unos tres mil 700 millones de dólares deberán ser destinados a la reconstrucción de unas 150 mil viviendas en Chile. (Foto:Latercera)


El 27 de febrero un sismo de magnitud 8,8 en la escala de Richter afectó el centro y sur de Chile con un saldo de unos 800 mil damnificados y 452 fallecidos identificados, según la última cifra oficial del gobierno de Piñera.

Los sucesos naturales se presentaron mientras el país atravesaba un período de transición política del saliente Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, a la entrante administración de Sebastián Piñera, quien se encuentra en el poder desde el pasado 11 de marzo.

Antes de su salida de La Moneda, Michelle Bachelet había informado que los muertos por los fenómenos naturales habían sido 497, mientras que los damnificados llegaban a los dos millones.

No obstante, en posteriores boletines, tanto la administración de Bachelet, como la de Piñera, han cambiado los números, e incluso admitieron errores, como el caso de las personas que murieron aquel 27 de febrero, y que fueron contadas como víctimas de sismo, cuando muchas habían fallecido por causas naturales o por accidentes diversos.

También, fueron declaradas fallecidas personas desaparecidas, lo cual contribuyó en gran medida a engrosar las listas.

Luego del terremoto de 8,8 se han registrado más de 200 réplicas sísmicas que han mantenido el temor en los ciudadanos.

Una de las más recientes ocurrió el pasado viernes, esta vez en el norte de Chile, con una de magnitud 6,2. El sismo no dejó daños ni víctimas.

Un informe de la Red de Organizaciones No Gubernamentales (ONG's), de Infancia y Juventud de Chile difundido el 12 de marzo precisó que "no existe un catastro oficial de la situación de la infancia caracterizada por regiones y municipios que permita coordinar las ayudas al mediano y largo plazo", por lo que estimó que más de un millón de niños resultaron afectados por los fenómenos naturales.

La actividad económica del país austral se está reactivando paulatinamente, y registra a la pesca como el sector más afectado. Las empresas forestales comienzan a integrarse poco a poco, mientras que el turismo ha registrado un gran declive, que se evidencia con hoteles casi vacíos y visitantes que han cancelado sus reservas.

El ministro de Hacienda de la administración de Piñera, Felipe Larraín, admitió que la economía chilena puede perder un potencial de crecimiento de 1,5 puntos porcentuales de su Producto Interno Bruto (PIB) en el 2010 tras los efectos de los fenómenos naturales.

Unos tres mil 700 millones de dólares deberán ser destinados a la reconstrucción de unas 150 mil viviendas, los daños en redes viales alcanzan mil 637 millones de dólares, mientras que 25 hospitales están severamente afectados.

Un 45 por ciento de los establecimientos educacionales tienen daños, con un costo de tres mil millones de dólares. El presidente Piñera dio plazo hasta el 26 de abril para que 590 mil estudiantes se reintegren a las aulas.

Rockultural...El pueblo chileno perdió sus familias, sus efectos personales y sus viviendas. Esperemos que con esta catastrofe, no pierdan su libertad a manos de los aprovechadores de arriba.