Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

viernes, 15 de enero de 2010

Cuando el vicepresidente colombiano, en visita en Honduras, pedia a los paramilitares crear un “Bloque Paramilitar”

(Latinoamérica de hoy)
Por Dick Emanuelsson
TEGUCIGALPA / El vicepresidente Francisco Santos esta metido con las manos y pies en la masa del escándalo de ‘parapolitica’ en Colombia. Pero saluda y reconoce el golpe de estado en Honduras en su visita invitado por los empresarios hondureños.
Dijo el vicepresidente colombiano Francisco Santos a la agencia de noticias AP en su visita a Honduras, que “la lección de dignidad que Honduras dio a América Latina y al mundo merece ser aplaudida y respaldada... y, en ese sentido, Colombia está a las órdenes de los hondureños”.









NO CABE ABSOLUTAMENTE NINGUNA DUDA, y lo confirmó el mismo presidente Álvaro Uribe cuando éste recibió la delegación del régimen de facto de Micheletti cuando ésta había tenido su primer contacto en San José de Costa Rica con Oscar Arias y la delegación del derrocado presidente Zelaya en el mes de julio. La delegación no regresó a Tegucigalpa sino seguía su gira por Panamá y Bogota, reuniéndose con Martinelli y Uribe, que tiene lo común que son peleles del Pentágono, entregando territorio nacional a siete y cuatro bases militares estadounidenses respectivamente. Uribe, según la delegación de Micheletti y el diario El Heraldo, mostraba simpatía por los sucesos en Honduras. Ahora lo tenemos confirmado por el mismo Vice.






¿PERO QUIEN ES FRANCISCO SANTOS? Pues un consentido hijo del imperio del diario El Tiempo que en Colombia “pone y quita presidentes”, como dice el colombiano en común. El cargo de Vice lo recibió en cambio de dar desde El Tiempo respaldo a la campaña electoral de Uribe el 2002. En un momento los Santos llegaban a ocupar la vicepresidencia, el Mindefensa y el ministerio de Vivienda y cultura. Bueno, “no tan mal orinado”, como dice el dicho sueco acerca el saldo político de los Santos.


Pero Santos es algo más. Citamos Caracol Radio que no se puede denunciar de ser de izquierda o popular.
En Caracol sale en vez en cuando algunas perlas informativas y el 15 de mayo de 2007, el jefe máximo de los paramilitares colombianos de AUC, Salvatore Mancuso, relataba que Francisco Santos solicitó a las AUC y su máximo jefe entonces, Carlos Castaño, que éste creara una base paramilitar llamado “Bloque Capital” alrededor de Bogota en donde la guerrilla de las FARC tenia y tiene una fuerte influencia en el campesinado por sus décadas de lucha por una reforma agraria.



DICE MANCUSO Y CARACOL:

“Del vicepresidente FRANCISCO SANTOS, Mancuso también dijo que se encontró con él en por lo menos tres ocasiones, de las que resaltó su interés por el proyecto paramilitar, llegando a proponer incluso la creación de un bloque de autodefensas para la capital, dado el cercamiento a que estaba sometiendo la guerrilla a Bogotá. Salvatore Mancuso aseveró, incluso, que Carlos Castaño le ofreció a Santos que fuera el comandante de la estructura que se conocería como Bloque Capital, a lo que el ahora vicepresidente respondió que no, porque desconocía cómo era el manejo de eso”.


Y EL PRIMO, EL MINISTRO DE DEFENSA, JUAN MANUEL SANTOS, no era menos importante, al contrario y se explica y se confirma la euforia de Francisco Santos ante el golpe de estado y su resultado en Honduras. Citamos Caracol:

“El desmovilizado paramilitar Salvatore Mancuso sostuvo que se reunió en dos ocasiones con el hoy ministro de Defensa, JUAN MANUEL SANTOS, quien planteó un acuerdo entre las Autodefensas y las FARC para convocar una constituyente y exigir el retiro del entonces presidente Ernesto Samper”.

El ex embajador de Estados Unidos en Bogota, Myles Frechette, confirmaba que habían un grupo de la élite colombiana que le pidió el aval de ejecutar un golpe de estado en Colombia en contra el presidente Ernesto Samper (1996-2000). Uno de esos personajes, según los jefes paramilitares, sería Juan Manuel Santos. Pero Frechette rechazó la petición que, parece, seguía el mismo esquema como acá, pensando que los gringos podían manejar la política en Colombia a su interés sin un golpe de estado.

EN COLOMBIA HAY CASI UN centenar de congresistas encarcelados y objeto por las investigaciones de la Corte Suprema de Justicia por ser piezas en la llamada “parapolitica”, es decir, grupos de la elite colombiana que han creado, usado y aprovechado el paramilitarismo para llegar al poder desde la alcaldía hasta la misma presidencia. Uribe es considerado como el “No 82” por el Ministerio de Defensa estadounidense que en una investigación e informe secreta en marzo de 1991 fue clasificado con el número “82”, dado que la lista tenía 116 personas ligadas al Cartel de Medellín e íntimos aliados y amigos al barón de la droga, Pablo Escobar y Uribe era el “No 82” en esa lista.

Al servicio tenían las bandas de sicarios en Medellín que fueron convertidos en grupos paramilitares. El 2001 la revista News Week logró sacar a la luz pública los archivos secretos por lo cual el reportero acreditado de la revista en Colombia tuvo que abandonar el país por las amenazas de muerte.

NO ES TAN INSÓLITO, con semejante “hoja de vida”, que el Vice se expresa que “Mi admiración es personal e institucional para el pueblo hondureño que estoicamente aguantó las presiones internacionales, la injerencia externa y todo tipo de asaltos a su soberanía para no permitir que un modelo anacrónico se implantara en este país”.

Pero ¡que no se escape tan fácil!, el nervioso F. Santos, por que tanto acá en Honduras como en Colombia, la Corte Internacional Penal esta trabajando en casos en donde grupos de paramilitares colombianos están involucrados en masacres o asesinatos selectivos en ambos países, según los organismos de DD.HH. como Cofadeh y Codeh.

El señor Santos soñaba con su propio “Bloque Capital” para que lo protegiera contra la guerrilla en Bogota. Pero los matones paramilitares que mataban con motosierra y quemaban y cremaban miles de sus victimas en hornos al estilo nazi, pues la verdad más tarde o temprano los va a alcanzar, no solamente a los autores materiales, como el caso de Salvatore Mancuso, sino también a aquellos que dieron la orden de ejecutar los crímenes de lesa humanidad a una población inerme.

EN UNA DECLARACIÓN EL CANCILLER colombiano, Jaime Bermúdez, también reafirma que el régimen de Uribe nunca estaba serio en su rechazo al golpe de estado sino lo apoyó desde el mismo momento, aunque no públicamente.

“La posición de Colombia es muy clara (...) se reconoció la importancia de estas elecciones. Colombia tuvo un gesto en reconocer al gobierno electo haciendo un llamado, eso sí, a que dieran pasos para adelantar un Gobierno de unidad nacional y el retorno a la normalidad constitucional”, dijo Bermúdez a radio Caracol de Bogotá.

Pues ni fueron “un Gobierno de unidad nacional” ni “elecciones de participación masiva”, como sostenían los altos funcionarios del Tribunal Supremo Electoral y el régimen de facto, sino una minoría, 46,7 por ciento de los hondureños (según el mismo TSE el 23 de diciembre), que asistieron en las urnas.

Pero las declaraciones sin fundamento esa noche del 29 de noviembre de 2009 fueron tomadas como pretexto para Uribe, Alan García, Martinelli, Oscar Arias y Obama para reconocer las elecciones y su extensión, el golpe militar de estado el 28 de junio.

“Cuando se dieron las elecciones en Honduras, el presidente (Álvaro) Uribe reconoció públicamente la importancia" dijo Bermúdez.

¡Pues claro!, era la estrategia del Departamento de Estado. Y lograron con tres “Pactos San José-Tegucigalpa” a engañar y manipular al presidente elegido por el pueblo hondureño, Manuel Zelaya, de firmar estos pactos para así seguir dilatando y lograr llegar al 29 de noviembre.

Por otro lado en Colombia fueron dejados en libertado otro seis militares implicados en “falsos positivos”, expresión inventada por Juan Manuel Santos para así cambiar las cartas que en realidad no es otra cosa que ejecución arbitraria. Organismos de derechos humanos como FIDH, Federación Internacional de Derechos Humanos con sede en Paris y Brusela calcula que pueden ser más de dos mil jóvenes colombianos que han sido secuestrados por los militares y posteriormente asesinados como “guerrilleros muertos en combate”.
Hasta ahora son más de 30 de esos militares que han sido dejados en libertad en Colombia, a lo cual confirma que esa justicia esta a la par de otro país en la región. Es decir; “yo protejo yo”. El Procurador colombiano asegura que libertades por 'falsos positivos' son un escándalo internacional.

Rockultural...Para refrescarle la memoria a los que olvidaron todo y quieren a la triple A, la represión y la tortura de nuevo en nuestra región. Esto es lo que la casa blanca, los sionistas y los grupos hegemónicos concentradores de riqueza quieren para nuestros pueblos.