Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

domingo, 10 de enero de 2010

Cuba. De nuevo. Aún. Por siempre

(Cuba Debate)
Ya son más de 50 años. La propaganda y la hipocresía de los medios de difusión masiva de los EEUU parecen interminables y sin modificación. No pueden aceptar el hecho de que los líderes de Cuba sean humanos ni racionales. Aquí tenemos lo publicado en el Washington Post del 13 de diciembre pasado sobre un estadounidense arrestado en Cuba:

El gobierno ha detenido a un ciudadano estadounidense trabajando como contratista para la Agencia de EEUU para el desarrollo internacional (USAID) quien estaba distribuyendo teléfonos celulares y computadoras portátiles a activistas cubanos… de acuerdo con la ley cubana… un ciudadano cubano o un visitante extranjero puede ser detenido prácticamente por cualquier cosa bajo la sospecha de “peligrosidad”.

Eso parece absolutamente espantoso, ¿no? Imagínense verse sujeto a ser detenido por cualquier cosa que otro pudiera considerar “peligrosidad”. Pero resulta que en los EEUU ha estado ocurriendo exactamente lo mismo desde la Revolución Bolchevique de 1917. No empleamos el termino “peligrosidad”. Usamos el termino “seguridad nacional.” O más recientemente, “terrorismo”. O “facilitando apoyo material para el terrorismo.”

El estadounidense detenido trabaja para Alternativas de Desarrollo Incorporado (DAI), una entidad contratista del gobierno de los EEUU que le ofrece sus servicios al Departamento de Estado, el Pentágono, y la Agencia de EEUU para el desarrollo Internacional (USAID). En el año 2008, la DAI recibió fondos de parte del Congreso para “promover la transición hacia la democracia” en Cuba. Sí. ¡Ay qué felicidad! -estamos llevando la democracia ha Cuba igual que lo hacemos en Afganistán e Iraq. En el 2002, DAI fue contratada por USAID para que trabajara en Venezuela y prosiguió a financiar los mismos grupos que anteriormente habían trabajo para tramar el golpe de estado - momentáneamente exitoso- contra el presidente Hugo Chávez. DAI llevó a cabo otros trabajos subversivos en Venezuela y ha sido igualmente activa en Afganistán, Pakistán y otras zonas calientes. “Subversivo” es lo que Washington denominaría una organización como la DAI, si se comportara de la misma manera en los Estados Unidos a nombre de un gobierno extranjero.

Los medios masivos en los EEUU nunca le ofrecen a sus lectores estos datos (y por ello lo hago yo repetidas veces): los EEUU son para el gobierno cubano lo que Al Qaeda es para el gobierno de Washington, solo que mucho más cercano y poderoso. Desde el triunfo de la Revolución cubana, los EEUU y los exiliados anticastristas en los EEUU han inflingidos hacia Cuba mayor daño y más perdidas de vida que lo ocurrido en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001. Los disidentes cubanos inconfundiblemente han tenido una conexión política y financiera muy estrecha e incluso íntima con agentes del gobierno de los EEUU. ¿Ignoraría el gobierno de los EEUU a un grupo de norteamericanos que recibieran financiamiento o equipos de comunicación de Al Qaeda y/o se vieran involucrados en llevar a cabo repetidas reuniones con los líderes de esa organización? En los años mas recientes, el gobierno de los EEUU ha detenido a un gran numero de personas en los EEUU y fuera de este solo sobre la base de supuestos vínculos con Al Qaeda, con muchísima menos pruebas que las que ha tenido Cuba respecto a la vinculación de sus disidentes con los EEUU, pruebas recogidas generalmente por doble agentes cubanos. Virtualmente todos los “Presos políticos” cubanos son dichos disidentes.

Continúa el artículo del Washington Post:

El gobierno cubano le autorizó a sus ciudadanos justo el año pasado el derecho a adquirir teléfonos celulares.

Punto final.
¿Qué debe pensar uno luego de una declaración tal sin más ni más? ¿Cómo es posible que el gobierno cubano haya sido tan inclemente ante las necesidades de su pueblo por tantos años? Pues, debe ser así entonces como operan los estados “totalitarios”. Pero el hecho es que luego del desmoronamiento del campo socialista, con una perdida crucial para Cuba de sus mayores socios comerciales unido a la agresión económica sin fin del gobierno de los EEUU, la isla caribeña recibió un duro golpe con la falta energética a comienzos de la década del 90 del siglo pasado que provocó repetidos apagones en la isla. Las autoridades cubanas se vieron obligadas a limitar la venta de accesorios consumidores de electricidad, como los teléfonos celulares, pero una vez estabilizado la suficiencia energética las restricciones fueron eliminadas.

Los cubanos que desean entrar en la Internet a menudo tienen que identificarse ante las autoridades gubernamentales.

¿Qué quiere decir eso? Los estadounidenses, gracias a Dios, pueden entrar en la Internet sin tener que identificarse ante las autoridades del gobierno. Su proveedor de Internet lo hace por ellos, entregándole sus nombres al gobierno unido a sus correos electrónicos cada vez que el gobierno los solicita.

El acceso a ciertos sitios de la Web está restringido.

¿Cuáles? ¿Por qué? Y más importante aun, ¿cual es la información que pudiera obtener un cubano en la Internet que el gobierno no querría que este conociera? No me lo imagino. Los cubanos están en constante contacto con sus parientes en los EEUU ya sea por correo electrónico, ordinario o en persona. Ven los programas de televisión desde Miami. Se llevan a cabo conferencias internacionales sobre toda suerte de temas políticos, económicos, y sociales en Cuba. ¿Qué pudiera pensar los medios que es el gran secreto que se le esconde al pueblo cubano por parte de ese gobierno malhechor comunista?

Cuba tiene una naciente comunidad blogguera, liderada por la comentarista popular Yoani Sánchez, quien a menudo escribe sobre las peripecias por las que atraviesan ella y su esposo al ser perseguidos y acosados por agentes del gobierno debido a lo que ella escribe en su blog. En repetidas ocasiones a Sánchez le han negado el permiso para salir del país para aceptar honores periodísticos que le han sido otorgado.

De acuerdo con un recuento bien documentado, el cuento de Sánchez de los abusos del gobierno parece algo exagerado. Más aún, ella se mudó a Suiza en el año 2002, vivió ahí dos años, y retornó voluntariamente a la isla. Por otra parte en enero del 2006 yo fui invitado a asistir a una Feria del Libro en Cuba, donde uno de mis libros en una nueva edición traducida al castellano, iba a ser presentado. Lamentablemente el gobierno de los Estados Unidos no me dio permiso para viajar. Mi solicitud para viajar a Cuba en 1998 también fue rechazada por la administración de Clinton.

Actividades contrarrevolucionarias, que incluyen protestas menores y escritos críticos, llevan consigo el riesgo de la censura o la detención. Graffiti contra el gobierno o discursos contra el gobierno son considerados crímenes graves.

Levanten sus manos si usted o alguien quien usted conozca haya sido detenido por participar en una protesta. Sustituyan “pro Al Qaeda” por “contrarrevolucionario” y en el caso de “contra el gobierno” y piensen en los miles que llevan preso los últimos ocho años por los EEUU a lo largo y ancho de todo el mundo y… ¿por qué?

En la mayoría de los casos no hay una respuesta clara. O la respuesta es muy clara (a) estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, o (b) ser delatado para recibir la recompensa del gobierno de los EEUU, o (c) crímenes de pensamiento. Y fuera cual fuera el motivo del encarcelamiento, probablemente fueron torturados. Ni siquiera los anticastristas más fanáticos acusan a Cuba de algo así. Durante el periodo de la Revolución cubana, desde 1959, Cuba ha tenido uno de los mejores historiales respecto a los derechos humanos en el hemisferio. Remítanse a mi ensayo “Los Estados Unidos, Cuba y esta cosa llamada Democracia”.

No existe precedente de alguien detenido en Cuba que se compare con la injusticia y la crueldad del arresto que en 1998 hiciera el gobierno de los EEUU de aquellos que se conocen ya como los Cinco Cubanos, sentenciados en la Florida a extremadamente largas condenas por intentar detener actos terroristas contra Cuba que emanaban desde los EEUU. Sería lindísimo si el gobierno de Cuba pudiera canjear al detenido de la DAI por los Cinco. Cuba, en varias ocasiones, le ha propuesto a Washington intercambiar lo que los EEUU consideran como “presos políticos” en Cuba por los Cinco detenidos en los EEUU. Hasta el momento, los EEUU no han aceptado el canje.
(Tomado de MR Zine)
Traducción: Margarita Alarcón Perea, espacial para Cubadebate

Rockultural...Liberación de los 5 YA! Basta de la injusta y prepotente medida yanqui que, con oveja negra mediante, todo sigue igual, nada ha cambiado.