Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

miércoles, 14 de julio de 2010

Sindicatos panameños confirman que huelga general fue acatada en 90%

(teleSUR)
Los trabajadores exigen la derogación de la Ley 30 que consideran violatoria a sus derechos.(Foto:Efe)
Cerca de un 90 por ciento del sector de la construcción y de la docencia acató la huelga general convocada por los sindicatos de Panamá en exigencia de la derogación de la Ley 30. El pasado jueves y el domingo la intervención de la Policía en las protestas de los trabajadores dejó un saldo de 6 muertos y más de mil heridos.

La Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (Conusi) de Panamá confirmó que la huelga general convocada para este martes en rechazo a la Ley 30, que consideran lesiva a sus derechos, alcanzó casi un 90 por ciento de adhesión, tanto en el sector de la construcción, como en el de educación.

El secretario general de la Conusi, Gabriel Castillo, informó a medios internacionales que la paralización de actividades fue acatada en los sectores de la construcción y la docencia entre un 80 y un 90 por ciento.

Aseguró que "el impacto de la huelga fue similar en todo el país, aunque en los sectores de la industria, como la manufacturera, su impacto fue menor".

Informó que tras el paro general se hará el llamado a otra "jornada de lucha porque no se va a desistir hasta que se logre derogar la Ley 30 y se logren las condiciones para discutirla en su totalidad".

El secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción (Suntracs), Genaro López, en un encuentro con la prensa insistió en que el gremio exige "el cese de la persecución contra el movimiento sindical, contra los trabajadores de la construcción y sus dirigentes para que haya un clima de tranquilidad y se busque una solución a estos problemas".

Por su parte, el director de la Coordinadora Popular de Derechos Humanos de Panamá (Copodehupa), el sacerdote católico Conrado Sanjur, indicó que la huelga fue un éxito, sobre todo en el sector educativo.

Los sectores de la construcción y educación fueron los que en mayor medida acataron el paro.(Foto:Efe)
Minerva Reyes, de la Asociación de Educadores Democráticos de Panamá, indicó a teleSUR que se unieron a la huelga, primero porque exigen la "derogación de la Ley 30, que es una ley totalmente antidemocrática, represiva, que tiene artículos que le permite a la policía asesinar y quedar impunes".

En segundo lugar, Reyes señaló que paralizaron sus actividades en solidaridad "con los trabajadores de bocaroutoro y la población bocaroutoreña para denunciar la forma desmedida como fueron reprimidos todos estos trabajadores".

El pasado jueves 8 y este domingo, protestas de los sindicatos bananeros y de trabajadores de otros sectores fueron reprimidas por la Policía Nacional de Panamá en la localidad de Changuinola, provincia de Bocas del Toro (oeste), donde murieron dos personas según el Gobierno y seis de acuerdo a la oposición.

Los trabajadores del sector bananero, de la empresa Bocas Fruit Company, fueron quienes comenzaron las manifestaciones desde el sábado 3 de julio, en exigencia de la derogación de la conocida Ley 30 o ''Ley Langosta'', que establece, entre otras cosas, la eliminación de la obligatoriedad del pago de la cuota sindical por medio de descuento directo.

Además, el instrumento legal permite a los empresarios sustituir a los trabajadores en caso de huelga.

De acuerdo al gremio, el reglamento busca debilitar el sindicalismo nacional, pues el pago de la cuota corresponde a su principal fuente de ingresos.

Tras varios días de represión policial en contra de los trabajadores bananeros, se firmó un acuerdo entre representantes del gobierno y dirigentes sindicales.

En el acuerdo, las autoridades de Panamá resolvieron suspender los artículos 12, 13 y 14 de la Ley 30 por 90 días con el objeto de poner fin a las actividades del sector bananero y dar por terminada esa situación que ha puesto en tela de juicio las políticas laborales de la actual Administración.

El secretario general de la Conusi, Gabriel Castillo, informó que el acuerdo alcanzado entre trabajadores del sector del banano de la provincia occidental de Bocas del Toro y el Gobierno tras varios días de protestas y violencia es sólo parcial.

"Hay una decisión de exigir la derogatoria de la Ley 30, que todavía no se ha acordado, además de que en una declaración el presidente (Ricardo Martinelli), en la tarde de ayer, decía que no iba a derogar nada", sostiene Castillo.

La enviada especial de teleSUR a Panamá, Madelein García, señaló que se mantiene la tensión y las protestas en las calles de la capital.

Los manifestantes han denunciado que ya se están aplicando algunas disposiciones restrictivas de sus derechos "donde los policías tienen permiso para matar sin ser enjuiciados", reportó la periodista.

"Ellos exigen la derogación completa de la ley, no sólo de los tres artículos, por lo que no se descarta que la huelga convocada en principio por 24 horas, sea extendida", agregó

Sobre el caso de los sindicalistas que fueron detenidos por formar parte de la manifestación, la enviada especial aseguró que la Fiscalía anunció el retiro de las órdenes contra 17 dirigentes.

Agregó que desde la noche del lunes han liberado a unas 200 personas detenidas por manifestar en contra del Gobierno.

Gabinete evaluará suspensión

El Consejo de Gabinete de Panamá, deberá aprobar la suspensión de los tres artículos contemplados en la Ley 30, tal y como lo demandan los huelguistas de la localidad de Changuinola, en Bocas del Toro.

Una vez se apruebe la suspensión, se designará a un ministro para que lo presente ante la Asamblea Nacional, para decidir finalmente su aprobación o no, según fuentes de la Presidencia.

En caso de ser aprobada la suspensión de los tres artículos, el consejo de ministros deberá nombrar una comisión que se encargará de evaluar, junto con representantes de los gremios y la sociedad civil, los cambios que serán introducidos a la ley.


Rockultural...El pueblo latinoamericano está empezando a despertarse de un letargo que la imposición y la tiranía capitalista le han impuesto como forma de vida. Juntos Somos Mas!