Radio Perspectiva de Clase

GN Streaming Media Player

martes, 28 de mayo de 2013

Consigna en Uruguay: "En mi patria no hay justicia. ¿Quiénes son los responsables?"

(ANRed)
Se realizó en Montevideo la 18ª Marcha del Silencio, en la que, como cada año, decenas de miles de personas salieron a marchar en silencio por la calle 18 de Julio exigiendo verdad y justicia. Por RebelArte - Uruguay

Por ANRed - Sur (redaccion@anred.org)
Bajo la consigna "En mi patria no hay justicia. ¿Quiénes son los responsables?", Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos miles de uruguayos marcharon el pasado lunes 20 de mayo. Horas antes del horario en que estaba convocada la 18ª Marcha del Silencio, cientos de personas ya concentraban en la intersección de las calles Rivera y Jackson de la capital del país oriental.
Este año la marcha tuvo un particular clima de bronca por los retrocesos que se han dado en los últimos meses respecto a la lucha por verdad y justicia en ese país. Hechos como el traslado de lo penal a lo civil de la jueza Mariana Mota, referente de la búsqueda por verdad y justicia desde la esfera judicial, y la declaración de inconstitucionalidad de la ley interpretativa de la ley de caducidad, son muestras de cómo en estos últimos meses llevó adelante los casos vinculados a delitos de lesa humanidad.
Entre los concurrentes, se pudieron ver pancartas con leyendas como “Basta de palabras. Juicio y castigo”, y “No son delitos comunes, son crímenes de lesa humanidad”. Plenaria Memoria y Justicia, una de las principales organizaciones que llevan adelante la lucha por los DD. HH. en ese país, marchó bajo las consignas: "Ninguna confianza en esta Justicia”, “Apertura de los archivos de la dictadura”, y “La muralla de la impunidad caerá”.
La marcha culminó en la Plaza Libertad, donde los concurrentes comenzaron a dispersarse luego de cantar el himno. En ese contexto, algunos colectivos y organizaciones convocaron a cacerolear frente a la Suprema Corte de Justicia (SCJ) en repudio a las medidas que ha tomado ese organismo para sostener la impunidad, y las nueve citaciones a la justicia que se desarrollaron desde hace un poco más de un mes a su pedido. Mientras tanto, el edificio estaba vallado y un operativo represivo aguardaba del lado de enfrente.
Fuente: RebelArte